Motivación en el trabajo: 10 consejos prácticos
01 de Diciembre de 2014
Escuchamos malas noticias en el telediario, vivimos en una época de pesimismo generalizado y, en ocasiones, nos rodeamos de personas cuyas quejas diarias nos afectan más de lo que pensamos. ¡Ten cuidado porque la desmotivación es contagiosa!
1. Mentalízate
Cada mañana mírate al espejo y di “hoy va a ser un gran día”. No es necesario que lo hagas, pero sí que lo pienses durante un instante y te convenzas de ello. Si tú no estás seguro de que va a ser un buen día, lo más probable es que no lo sea. Esto repercutirá en tu forma de afrontar lo que te ocurra durante las próximas 24 horas.
2. Prémiate
Cuando termines cualquier proyecto o superes una gran dificultad que se te haya planteado, regálate algo. No en el sentido literal de la palabra –aunque también es una opción–, sino en el de destinar unos minutos o momentos a hacer algo que te apetezca, agrade y relaje como, por ejemplo, escuchar el último tema de tu cantante preferido, dar un paseo o leer un capítulo de un buen libro.
3. No existen los errores
No existen los errores, sino los resultados distintos a los esperados. Lo que para nosotros puede ser un fallo, para otros puede ser un acierto. Los errores son relativos y sirven para aprender, mejorar y evitar que vuelva a suceder lo mismo otra vez, por lo que son igual de útiles que un éxito.
4. Sé creativo
Aunque tu día a día en la oficina esté repleto de tareas rutinarias, de ti depende que estas sean divertidas. ¿Has probado alguna vez a escoger otro camino para llegar a la misma meta? Da rienda suelta a tu creatividad y lleva a cabo tus proyectos de una forma diferente a la que estás acostumbrado.
5. Haz listas
Puede parecer obvio e incluso inútil si poseemos una buena memoria, pero lo cierto es que apuntar todas aquellas tareas que tenemos pendientes antes de que finalice el día es realmente productivo. No solo por la satisfacción que da tacharlas una vez hechas, sino que permite dar a nuestro cerebro una idea mucho más visual de cómo vamos a planificarnos la jornada.
6. Cada paso es un triunfo
Nada que merezca la pena es sencillo, eso está claro y hemos escuchado cientos de veces aquello de “quien algo quiere algo le cuesta”. Por eso, debemos medir nuestros éxitos en pequeños pasos, la meta está lejos pero cada avance supone un paso menos para llegar al destino.
7. Sé exigente contigo mismo pero no de forma excesiva
Está bien que quieras dar lo mejor de ti en cada situación y que sepas que tú eres tu mejor juez. Pero recuerda siempre que las críticas con uno mismo han de ser constructivas. Todo el mundo se equivoca, no te machaques por los errores, acéptalos y continúa trabajando.
8. Fíjate en los mejores
Inspírate, coge ideas, conoce cómo han llegado hasta donde están aquellos a quienes admiras a través de libros, documentales o conferencias. Sus historias te motivarán y harán que quieras seguir sus pasos.
9. Ahorra energía
No malgastes tu tiempo ni tus ganas en resolver asuntos en cuya solución no puedes influir. Céntrate en aquellos que puedes mejorar o cambiar, de nada sirve invertir energías en proyectos que ya se sabe que no van a llegar a buen puerto.
10. Sonríe
Es tu mejor arma y a la vez que cambiará tu estado de ánimo, tu sonrisa ayudará a que aquellos que te rodeen te vean de otra forma.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.