Comunicación eficaz en 3 claves para practicar a diario

Aprovecha la vuelta al trabajo para practicar una comunicación eficaz

Ha llegado septiembre y con él también la vuelta a la rutina, los nuevos propósitos, las matrículas, los libros, etc. Pero ¿por qué no aprovechar este nuevo principio para aumentar los recursos y las destrezas que durante el invierno saldrán a relucir? Si quieres unirte a nuestra filosofía de hormiga y aprovechar este periodo para aprender. Aquí te proponemos algunos consejos para ir probando. Y comenzar el camino hacia una comunicación eficaz con tus compañeros de trabajo, jefes, partners, colegas o socios con lo que interactuarás diariamente.

Comunicación eficaz ¿Cómo lo hago?

Para saber hablar primero hay que saber escuchar y evitar el “habla chucho que no te escucho”. Es una condición imprescindible que ambos actores puedan expresarse y ser escuchados de forma activa. Esto implica respetar los turnos de palabra sin interrumpir continuamente el mensaje del otro. Y supone una prueba de fuego cuando hay posturas divergentes que debemos respetar a pesar de que no las compartamos. Estamos inmersos en una sociedad en la solemos expresarnos continuamente sin dejar espacio a los demás a contestar y sin escuchar realmente lo que el otro tiene que decir. 

Si conseguimos escuchar de verdad, se establecerá un clima correcto que facilita mucho el entendimiento mutuo y la fluidez en la comunicación. Y si además de eso, somos capaces de defender una determinada idea teniendo en cuenta los puntos de vista de los demás, demostraremos que le estamos atendiendo. ¡Si quieres usar una técnica infalible, pregunta o parafrasea a tu interlocutor y le ayudarás a organizar las partes del discurso!

Vínculo con oyente

Claridad y concisión, esenciales en una comunicación eficaz

Otras de las obviedades que a veces se nos olvida es que debemos tratar los temas, de uno en uno, sin rodeos y de una manera ordenada, clara y concisa. Esto es, ¡no te vayas por los cerros de Úbeda! De esta forma conseguirás mantener la coherencia interna del discurso y evitarás así las ambivalencias y ambigüedades que pueden dar pie a distintas interpretaciones. Cuando no nos acordamos de adaptar el lenguaje al interlocutor que tenemos delante, damos por hecho que tiene el mismo nivel educativo, conocimiento, vocabulario o incluso capacidad de comprensión que yo.

En el momento que empleamos un vocabulario no entendible o ambiguo se instala un “¿Pero qué me estás contando?” Lo que dinamita una comunicación eficaz. Ni que decir tiene que el hecho de hablar con claridad, no implica imponer o ser impositivos. Ya que si la transmisión de información se lleva a cabo de forma autoritaria, puede verse como punitiva y generar rechazo.

claridad en comunicación

No es lo qué me has dicho, sino cómo me lo has dicho.

En primer lugar, la actitud con la que nos comunicamos es clave para no generar rechazo o pasotismo. Algunos consejos para conseguir la actitud adecuada son: defender tu opinión sin avasallar al resto de interlocutores y respetar las opiniones ajenas, ser positivo a la hora de comunicar sea cual sea tu mensaje, tener en cuenta las posibles dudas que puedan surgir o preparar un plan de respuestas con antelación. Pero lo más importante de todo es gestionar tus sentimientos, ya que se trata de transmitir emociones, pero no dejar que estas lleguen a extremos. ¡Conserva la calma y respira aunque te lleven los demonios en algunas ocasiones!

Ser conscientes del contexto y el ambiente en el que nos encontramos también es fundamental para adecuar el mensaje. Intenta evitar estereotipos, fórmulas muy conocidas o frases muy enrevesadas. 

Si sigues todos estos consejos tienes muchas papeletas para saber mantener a tu receptor motivado, con ganas de escuchar, de realizar aportaciones y de preguntar dudas. Crearás un vínculo positivo con tu oyente, transmitirás tu mensaje de una forma eficiente. Y lo más importante es que obtendrás resultados positivos que te animarán a mejorar hasta llegar a una comunicación eficaz. 

Escuchar de forma activa

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.