Cuatro de cada diez CEO prevén que sus empresas van a sufrir cambios significativos en los próximos tres años, según un estudio de KPGM. En el ámbito de la gestión del talento, ¿hacia dónde se dirigen las organizaciones?, ¿cuáles serán los desafíos del nuevo año en Recursos Humanos?

New Call-to-action

Atracción activa del talento

El 72% de las empresas españolas señalan como su principal preocupación la falta de profesionales cualificados para determinados puestos de trabajo, según la última Guía del Mercado Laboral publicada por Hays.

En este escenario de escasez de perfiles para roles complejos, las compañías no pueden esperar a recibir currículos, sino que deben poner en marcha iniciativas de atracción activa del talento, sondeando el mercado laboral en busca de los mejores perfiles, se hayan interesado o no por incorporarse a la organización.

Recepción de nuevos empleados

En 2018 no bastará con atraer a los mejores perfiles, sino que la gestión del talento también se enfocará a su retención.

Según el estudio Onboarding Software Solutions 2014 de Deloitte  un 4% de los profesionales abandonan sus puestos de trabajo tras una mala experiencia el primer día y el 22% de las renuncias voluntarias a un empleo se generan en los primeros 45 días. Por su parte, The Wynhurst Group estima que el coste de perder a un trabajador durante el primer año supone al menos tres veces el salario del empleado.

Para evitar esta fuga del talento y sus consecuentes costes, las compañías deben apostar por aplicar programas de onboarding dirigidos a lograr una plena integración de los nuevos trabajadores en la empresa. No se trata de breves acciones formativas o de un recorrido por las instalaciones, sino de intensos procesos de acompañamiento que pueden durar hasta un año.

People Analytics

El Big Data debe ser un imprescindible dentro de la gestión del talento y la correspondiente toma de decisiones.

El análisis predictivo en los departamentos de Recursos Humanos sobre el desarrollo, necesidades, aspiraciones, motivación, satisfacción o desempeño de los trabajadores es esencial para una correcta selección de personal, asignación de puestos, concesión de promociones, planificación de la estrategia de capacitación o mejora del ambiente laboral.

Expansión de la gamificación

Aunque esta metodología lleva ya algunos años implantada en las organizaciones, su uso de ha limitado en términos generales a los programas de capacitación de las empresas.

Sin embargo, durante 2018, la gamificación se extenderá por todas las áreas, desde role plays para descubrir las habilidades y competencias de los candidatos durante un proceso de selección hasta dinámicas de juego para fomentar la integración y cohesión de la plantilla o simulaciones para evaluar las capacidades de los directivos.

EVP en la gestión del talento

La propuesta de valor al empleado (EVP) se configura como una de los principales retos para los departamentos de Recursos Humanos. El binomio empresa-profesional está cambiando hacia una relación más igualitaria, donde tanto compañía como trabajador deben aportar condiciones y cualidades que satisfagan a la otra parte.

Por ello, la gestión del talento pasará por ofrecer buenas experiencias a los empleados en función de sus expectativas y necesidades individuales. Esto supone una mayor flexibilización de los horarios de trabajo, políticas de conciliación familiar y teletrabajo, planes de carrera personalizados, programas de bienestar, mayor empoderamiento de los trabajadores, opciones de retribución flexible

La diversidad como clave del éxito

Según investigaciones desarrolladas por el Fondo Monetario Internacional, la diversidad en los equipos de trabajo propicia la creación de mejores ambientes de trabajo y enriquece los puntos de vista. En concreto, una adecuada gestión de la diversidad se convierte en una ventaja competitiva para las empresas y refuerza su imagen de marca, según pone de manifiesto el informe de Fundación CEDE La diversidad en la gestión directiva.

La relación entre diversidad y éxito empresarial queda patente en numerosos estudios y de ahí que el 95% de las 125 grandes empresas analizadas por el Estudio Multisectorial sobre el estado de la Responsabilidad Corporativa de la Gran Empresa en España 2015, del Club de Excelencia en Sostenibilidad, tengan un plan de promoción de la diversidad e integración laboral. A ellas se irán sumando paulatinamente todas las compañías en los próximos meses, pues la diversidad laboral –ya sea de género, generación, raza, ideología…- es un importante valor añadido para las organizaciones.

Anonimato de los procesos de selección

Para contribuir a esta diversidad de perfiles, la gestión del talento introduce nuevas metodologías en los procesos de selección, donde el anonimato se convierte en el eje central del reclutamiento.

A través de procesos ‘ciegos’, donde se omite cualquier dato sobre la identidad o características personales de los candidatos (nombre, género, edad, raza…), los responsables de Recursos Humanos podrán objetivizar la selección de personal y garantizar que las contrataciones respondan al auténtico talento de los aspirantes, sin sesgos discriminatorios de ningún tipo.

Descargar guía gratuita

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.