6 claves para mejorar el ambiente laboral
09 de Diciembre de 2015
Mejorar el ambiente laboral está en nuestras manos debido a que nuestra actitud condiciona al ambiente de nuestra oficina. Activa tu carisma y contagia a los demás para que hagan lo mismo.
¿Cuántas veces habremos oído la frase: «no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti»? Pues bien, ha llegado la hora de aplicarla en la oficina. Estamos seguros de que quieres que haya buen ambiente, colaboración entre los compañeros y una dinámica de trabajo que se adapte a las necesidades del proyecto en el que estés trabajando.
Si quieres ser más valorado por tus compañeros y equipo, destacar en las reuniones, que consideren tus opiniones como relevantes y lograr transmitir entusiasmo por lo que haces y buenas vibraciones, aquí tienes las claves:
1. No caer en el conformismo
El afán de superación debe acompañarnos cada mañana a la oficina. Nuevos retos con los que aprender, dificultades de las que salir airoso y proyectos que nos aportan siempre algo a nivel tanto profesional como personal.
2. Ser empático
Conseguir ganarse la confianza de nuestros compañeros es esencial. No se trata de que durante los minutos del café nos cuenten su vida personal, sino de que nos vean como aliados en los que pueden tener un respaldo y apoyarse a la hora de realizar un proyecto.
6 claves para mejorar el ambiente laboral

3. Escuchar
Antes de hablar hay que escuchar, ya que muchas veces es la mejor forma de aprender. De esta forma conocerás las necesidades de aquellos que te rodean y aprenderás de su experiencia. Esto también contribuye a tus habilidades comunicativas, siendo un plus.
4. Tirarse a la piscina
Asumir riesgos implica que se van a conseguir resultados, ya sean positivos o negativos. Si uno no se arriesga, será difícil que logre alcanzar sus metas. Para ello, hay que ser creativo y hacer uso del ingenio, que en muchas ocasiones es la mejor arma para conseguir resultados sorprendentes e innovadores.
5. Hacer críticas constructivas
Todo el mundo comete errores y de nada sirve lamentarse cuando ya han tenido lugar. Sin embargo, una crítica constructiva a tiempo puede evitar que los errores se repitan y hacer que el tropiezo sirva para coger un mayor impulso.
6. Tener mentalidad de equipo
Una persona carismática no habla en singular sino en plural. El ego hay que dejarlo aparcado y para conseguir que el triunfo sea completo, hay que implicar y reconocer el trabajo de todos aquellos que hayan participado en el proyecto. Cada uno tiene un papel determinado y todos son necesarios para conseguir los objetivos.
Ya lo dijo John T. Marcus hace más de medio siglo, «el líder carismático no es el que empequeñece a los demás, sino el que consigue inspirar a los que le rodean con el objetivo de sacar lo mejor de ellos». Te hemos mostrado donde está el botón para activar tu carisma, ¿a qué estás esperando para pulsarlo?

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.