Una oficina poco saludable es improductiva. Los empleados no trabajan a pleno rendimiento y la motivación desciende por el absentismo, costando tiempo y dinero a la empresa. Por suerte, la situación se puede revertir fácilmente, empezando por fomentar los almuerzos saludables.

Descargar guía gratuita

Una dieta saludable es el mejor arma contra las enfermedades, por lo que alentar a los empleados a tomar el control de sus hábitos alimenticios puede ayudar significativamente a mejorar la salud general de la plantilla.

Hay muchas maneras sencillas de lograrlo, como compartir con ellos información sobre el programa FOOD u ofrecerles Ticket Restaurant, como parte de su plan de retribución flexible.

Un estilo de vida enfocado al bienestar: no solo almuerzos saludables

Nuestro entorno de trabajo puede tener un gran impacto tanto en nuestra salud mental y física. También en nuestro bienestar. Dos de los principales problemas, especialmente si trabaja en una oficina, son el sedentarismo y la alimentación basada en impulsos. Se trata de una combinación particularmente mala que puede mejorarse considerando las elecciones que se toman cuando se nota que empieza a entrar el apetito:

  • ¿Por qué nos entra el apetito? ¿Es por causa del estrés? ¿No se ha desayunado o comido bien?
  • ¿Cuándo notamos el hambre nos lanzamos a por snacks a la máquina de vending más cercana? ¿Abrimos el cajón del chocolate? ¿O tenemos fruta fresca a la vista y vamos a por ella?
  • ¿A la hora de comer llevamos un tupper que siempre contiene más o menos los mismos platos? ¿O comemos de restaurante escogiendo almuerzos saludables y recién elaborados?
  • ¿Tenemos un momento específico para dedicar a disfrutar de la degustación de nuestra comida o hay que sacar minutos para poder acabarla frente al ordenador, donde ni siquiera la saboreamos?

En las oficinas de Google, una empresa conocida por sus ventajas para los empleados, se ofrecían dulces gratis, expuestos en llamativos bodegones. Estos eran devorados a diario por la plantilla… hasta que empezaron a presentarse en recipientes opacos. A la vista se exhibían almuerzos saludables, como frutas y yogures sin azúcar. El cambio de estrategia consiguió que el consumo de dulces disminuyera abruptamente.

Una vez se es consciente de cuáles son los momentos de tomar una decisión que afecta a nuestra dieta, por qué están motivados y cómo lo resolvemos, hay que analizar lo que sucede a la hora de comer.

Al elegir qué comer fuera hay que centrarse en buscar almuerzos saludables. Dejar los carbohidratos y priorizar las verduras frescas y la fruta es el primer paso. Proteínas de calidad e ingredientes variados harán el resto.
El lugar de trabajo puede ser un entorno ideal para cambiar los comportamientos relacionados con la salud, por lo que es importante tener la motivación de inspirar cambios en la plantilla abordando los comportamientos poco saludables, manteniendo las tentaciones poco saludables fuera de la vista, poniendo fruta a disposición de los empleados e incentivando menús y almuerzos saludables en las comidas en restaurante en horario de trabajo, algo que es más sencillo de conseguir con Ticket Restaurant.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.