Una de las vías con las que los trabajadores pueden obtener dinero en caso de necesidad urgente es el anticipo de remuneración, que les permitirá adelantar parte del pago de sus nóminas en casos excepcionales cuando sea necesario. Sin embargo, el anticipo de remuneración tiene ciertas limitaciones, y siempre se debe considerar como una excepción a la hora de obtener la remuneración del salario. 

New Call-to-action

Qué es un anticipo de remuneración

El anticipo de remuneración es una opción que permite que los trabajadores obtengan parte de su remuneración habitual antes de la fecha habitual de cobro. Cuando se produce dicho anticipo, el montante final se descontará de la remuneración llegada la fecha habitual de cobro, lo que significa que el trabajador, al final, obtiene la misma cantidad de dinero a pesar de que los pagos se lleven a cabo en varios momento distintos. 

Cuándo puede un trabajador solicitar un anticipo de remuneración

El artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores es el que afirma que “el trabajador y, con su autorización, sus representantes legales, tendrán derecho a percibir, sin que llegue el día señalado para el pago, anticipos a cuenta del trabajo ya realizado”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, para que el anticipo de remuneración se pueda ejecutar correctamente, se deberán de cumplir una serie de requisitos necesarios:

Se trata de una petición puntual

Es decir, el anticipo de remuneración está formulado como una solución excepcional ante la falta de liquidez. Sin embargo, esto hace que sea una opción a la que solo se pueda recurrir de manera puntual, nunca como norma.

Solo aplicable a la nómina mensual

Otro aspecto importante que hay que tener en cuenta respecto a los anticipos de remuneraciones es que estos solo se pueden solicitar respecto a la nómina mensual del trabajador. Es decir, que no se podrá solicitar un anticipo de cualquier tipo de paga extra o bono especial al que el trabajador vaya a tener acceso en el futuro. 

Solo aplicable al trabajo ya realizado

Respecto a la cantidad de dinero que se puede solicitar en el adelanto, hay que tener en cuenta que la ley no establece una cantidad exacta. Pero sí limita el adelanto a una cantidad máxima que sea proporcional al trabajo ya realizado. Por ejemplo, si se ha trabajado dos semanas y quedan otras dos semanas hasta recibir el pago mensual, se podrá solicitar un adelanto de remuneración correspondiente a las dos semanas de trabajo ya hecho, pero no respecto a las dos semanas que todavía quedan por trabajar hasta el pago habitual de la nómina. 

Otras formas de aumentar el poder adquisitivo del trabajador 

Aunque el anticipo de remuneración es una solución a la que pueden recurrir los trabajadores cuando les falta liquidez, existen otras maneras con las que la empresa puede aumentar la capacidad adquisitiva de los empleados sin necesidad de adelantar o aumentar el salario de estos de manera directa. La Retribución Flexible permite a los empleados convertir parte de sus sueldo en diferentes tickets, como pueden ser el Ticket Guardería o el Ticket Transporte, entre otros. Esto, pese a que se aplique sobre una parte concreta del salario del empleado, permite que esa parte del salario sea mucho más rentable, ya que, al transformarse, dicha parte del salario del empleado queda exento del pago de impuestos, lo que consigue que el empleado aumente su capacidad adquisitiva a pesar de que el salario del que disfruta sea el mismo.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.