Los autónomos pueden conseguir que este año, sus operaciones sean más rentables de lo que habían sido hasta ahora. Además de la posibilidad de deducirse las dietas de manutención, continúa vigente la medida que les permite el aplazamiento del IVA.

Aplazamiento IVA: ¿en qué consiste?

El pago del IVA y también el del IRPF, así como el del impuesto de Sociedades beneficia a PYMEs y trabajadores autónomos, que pueden aplazarlo y fraccionarlo. En esta medida se incluye también la posibilidad de retrasar el momento de hacer frente a multas de tráfico, sanciones y cualquier otro tipo de deuda tributaria.

New Call-to-action

Los requisitos para el aplazamiento del IVA son los siguientes:

  • Que la cantidad adeudada sea superior a 300 euros.
  • Que se trate de un importe inferior a 30.000 euros.
  • Que se cuente con autorización y garantía de un aval para aplazar cuantías por encima de este límite máximo de 30.000 euros.

Mientras que en los dos primeros casos está automatizada la tramitación del proceso de solicitud de aplazamiento del IVA, o de fraccionamiento del pago, en el último habría que atender a un proceso ordinario.

Además, excepto en el tercer supuesto, que debe justificarse, en los dos primeros no es preciso aportar garantías de que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

¿Cuál es el beneficio del aplazamiento IVA?

La mayor ventaja para el autónomo del aplazamiento del IVA es la comodidad de poder hacer frente a su deuda en pagos fraccionados o retrasar el momento del abono del importe total.

Mientras que los autónomos pueden llegar a dividir el pago en doce ingresos mensuales, las PYMEs deberán conformarse con un margen de 6 meses.

Hay que tener en cuenta que, en todo caso, será obligatorio aceptar el interés de demora, que este año está fijado en el 3,75% (algo por debajo de la cifra de años anteriores).

¿Cuál es el procedimiento que hay que seguir para el aplazamiento del IVA?

En los casos en que el aplazamiento se lleve a cabo mediante un procedimiento automatizado, es decir, que se basen en cantidades no superiores a los 30.000 euros, el aplazamiento del IVA comenzará con la presentación del Modelo 303.

Quienes quieran fraccionar el pago de sus deudas de IRPF con la Agencia Tributaria, tendrán que comenzar su gestión tramitando el Modelo 130.

En ambos casos, la opción Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento está disponible en la Sede Electrónica de Hacienda.

Por último, recordar que los autónomos que deseen un aplazamiento del IVA por cuantías superiores a 30.000 euros necesitarán aportar cierta documentación, como una relación de facturas emitidas, con la justificación del motivo que impidió el cobro y la identificación de clientes, cuantías y fecha de vencimiento. Además, podría solicitarse algún tipo de copia de las actuaciones reclamando el pago de dichas facturas impagadas.

También hará falta aportar documentos acreditativos de las facturas recibidas, con identificación de proveedores y cuantías, acreditándose si han sido satisfechas y los medios de pago utilizados. En este caso, recurrir a sistemas como Ticket RestaurantTicket Gasolina puede suponer un importante alivio a la gestión, ya que todos estos datos se recogen telemáticamente y de forma centralizada.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.