Son muchas las maneras en que las compañías buscan motivar a sus empleados para conseguir que sean más eficientes y productivos. De hecho, más allá de la motivación que procede de fuentes externas, no se debe de perder de vista la motivación que tiene su origen en la propia persona, ya que puede llegar a ser incluso mucho más potente que las motivaciones externas y, además, un elemento clave para lograr alcanzar los objetivos propuestos, ya sea en el terreno laboral o en el personal. Este tipo de motivación se denomina automotivación, y cada vez está más presente en todos los ámbitos empresariales y formativos. 

Descargar guía gratuita:

Qué es la automotivación

La automotivación es la capacidad y práctica de que una persona se motive a sí misma para conseguir los objetivos que se ha propuesto. La principal característica de la motivación es que el emisor y receptor de la motivación es la misma persona, lo que presenta ciertas particularidades que hacen que sea importante aprender a trabajarla correctamente para conseguir aprovechar todos sus beneficios y ventajas. 

Beneficios de la automotivación

Los beneficios de la automotivación son similares a los que se pueden obtener en cualquier ejercicio o formación de motivación general. Sin embargo, en el caso de la automotivación, además cabe destacar dos beneficios más que se unen a los generales de cualquier taller de motivación:

  • Motivación completamente personalizada: Debido a que la automotivación se ejecuta por la misma persona que necesita dicha motivación, la adaptación de este tipo de motivación es completa, ya que es la misma persona la que selecciona las formas y el contenido que usará en la motivación que desea realizar. Esto también implica un mayor efecto, puesto que la persona que se automotiva termina seleccionando aquellos métodos que mejores resultados le aportan. 
  • Motivación 24/7: La otra ventaja que presenta la automotivación respecto a la motivación tradicional es que es constante, es decir, se pueden aprovechar sus técnicas y beneficios durante las 24 hora del día y los 7 días de la semana. Esto se consigue al no tener que depender de una fuente de motivación externa, por ejemplo talleres impartidos por un coach. 

Claves para desarrollar la automotivación

Sin embargo, realizar un buen trabajo de automotivación es más complicado de lo que puede parecer en un principio. Hay que tener en cuenta que, al carecer de un coach profesional, esto también presenta una serie de desventajas respecto a la motivación tradicional, por lo que es importante que la persona que aspire a aplicar la automotivación en su jornada diaria cuente con una serie de herramientas que le ayuden a aplicarla con éxito. 

  • La importancia de la organización: A la hora de practicar la automotivación, la organización es un factor clave. La organización ayuda a gestionar mejor cualquier elemento, incluida la motivación. En este sentido, es recomendable reservar un tiempo determinado a esta actividad, de modo que la persona que practica la automotivación sea consciente de que es una actitud activa y no meramente una declaración de intenciones. 
  • Utilizar material adecuado: Otro aspecto importante a la hora de practicar automotivación es contar con material adecuado. En este sentido, existen libros y técnicas que ayudan a la práctica de la automotivación y que ayudan a interiorizarla como un hábito, lo que termina facilitando su realización en el presente y que dicha práctica se mantenga constante en el tiempo. 
  • Controlar las influencias: Finalmente, otro de los elementos fundamentales en lo que a automotivación se refiere son las influencias. Estas pueden ser de muchos tipos, aunque las personas que nos rodean suelen ser las influencia principales. Rodearse de personas desmotivadas supone un obstáculo a la hora de conseguir aplicar los objetivos de automotivación, por lo que es importante distanciarse de ellas y buscar la compañía de aquellas que vayan a potenciar las capacidades de automotivación. 

La motivación en el trabajo: clave para la producción

La motivación de los trabajadores es fundamental para que sean productivos. Un empleado desmotivado es mucho menos eficiente a la hora de trabajar, por lo que afectará negativamente a la empresa. 

En este sentido, es fundamental tener en cuenta las condiciones laborales de los empleados, ya que, en muchos casos, constituyen uno de los elementos principales que determinan la motivación o no que los trabajadores manifiestan en sus puestos laborales. En este sentido, contar con un buen salario, así como con unas condiciones que permitan conciliar la vida la laboral y familiar, así como con un conjunto de beneficios sociales ventajosos, son algunas formas con las que las empresas pueden mejorar la motivación de sus trabajadores sin necesidad de realizar grandes y costosas inversiones.

Guía
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.