El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Diferencia entre beneficio social y retribución flexible

Al hablar de beneficios sociales y retribución flexible es habitual que, tanto empleados como gestores, tienden a confundirlos o intercambiarlos arbitrariamente. Esto se debe a que, a grandes rasgos, son muy parecidos, ya que los bienes concretos que los trabajadores obtienen de unos y otros pueden llegar a ser los mismos. Sin embargo, existe una diferencia importante entre beneficio social y retribución flexible, que radica principalmente en el origen del bien o servicio que el trabajador obtiene.

Da el salto con Ticket Restaurant HAZ TU PRIMER PEDIDO AQUÍ

¿Qué son los beneficios sociales?

Los beneficios sociales son aquellos bienes o servicios que un trabajador obtiene a lo largo de su período de trabajo además de su propio salario acumulado. Es decir, son productos o servicios definidos y ofertados por la empresa, que están a disposición de sus trabajadores pero que no se ofrecen de manera personal, flexible, o adaptada a las necesidades particulares de cada empleado. En el caso de los beneficios sociales, el coste es asumido directamente por la empresa, y no es necesaria la individualización ni tampoco tener un plan de comunicación asociado. 

Por ejemplo, si una empresa ofrece a sus trabajadores Ticket Restaurant para sufragar el coste derivado de las comidas realizadas en los días laborables, estaríamos hablando de un beneficio social. Esto se debe a que el coste derivado de ofrecer a sus trabajadores este tipo de beneficio no está relacionado con el salario del propio trabajador, y que es la empresa quien financia directamente su coste. 

¿Qué es la retribución flexible?

Por el contrario, cuando se habla de retribución flexible, lo que se está haciendo es conseguir que los trabajadores obtengan mayores beneficios de su propio salario. Esto se consigue mediante la conversión de parte de dicho salario en tickets que pueden usar para financiar bienes y servicios que estos trabajadores iban a adquirir de todas formas. 

Es decir, el pago, en lugar de hacerse con el dinero que los trabajadores obtienen de su salario, se ejecuta convirtiendo parte de dicho salario en tickets. Esto implica un aumento de la capacidad adquisitiva de los trabajadores, debido a que, al convertir dicha parte del salario en tickets, el dinero convertido en dichos tickets queda exento del pago de impuestos, por lo que, en términos absolutos, la capacidad adquisitiva del trabajador aumenta. 

Por ejemplo, si un trabajador decide voluntariamente convertir parte de su salario en Ticket Restaurant para financiar las comidas de los días laborables, el resultado es el mismo que el mencionado en el ejemplo anterior. Sin embargo, el coste de estos tickets no está financiado por la empresa, sino por el propio trabajador, que es el que transforma parte de su salario en dichos tickets para obtener mayor rentabilidad. 

Diferencia entre beneficio social y retribución flexible: financiación y personalización

De esta forma, como se puede ver, la principal diferencia entre beneficio social y retribución flexible radica en el hecho de quién realiza el pago del bien o servicio en cuestión. O, si se prefiere, de dónde procede la financiación (de la propia empresa en el caso de los beneficios sociales y del propio trabajador en el caso de la retribución flexible).

Por otro lado, también hay que tener en cuenta que, además de la financiación, los beneficios sociales son ofertados de forma impersonal (todos los trabajadores pueden acceder a ellos por igual). Por el contrario, en un plan de Retribución Flexible, cada trabajador se ocupa de personalizar el producto o servicio obtenido a partir de la conversión de parte de su salario en tickets, que emplea como considere más adecuado acorde a sus necesidades personales y estilo de vida.

¿Quieres información personalizada sobre la Retribución Flexible?

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.