El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Beneficios sociales: pequeños gestos, grandes resultados

Numerosas investigaciones correlacionan la satisfacción laboral y la motivación de los empleados con su mayor rendimiento y productividad, como un informe de Wall Street Journal y Opener Institute for People que revela que los empleados felices están un 36% más motivados y son un 31% más eficientes. En este sentido, los beneficios sociales se convierten en un efectivo medio para lograr plantillas satisfechas.

Descargar guía gratuita

El impacto de los beneficios sociales

De hecho, según el estudio llevado a cabo por The National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH), implantar beneficios sociales en la empresa repercute directamente en el aumento del rendimiento de los profesionales. En concreto, como recoge el informe Productividad y empresa saludable de IESE Business School, la inversión en esta práctica de Recursos Humanos reduce un 26% el coste medio por empleado gracias a la reducción del absentismo, la productividad, el mayor compromiso de los empleados y la mejora del clima laboral.

En consecuencia, los beneficios sociales resultan muy rentables para la organización, pues con pequeños gastos en la mejora del bienestar físico y mental del capital humano se generan grandes resultados.

¿Cuál es el impacto de los beneficios sociales?

Según el estudio llevado a cabo por The National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH), implantar beneficios sociales en la empresa repercute directamente en el aumento del rendimiento de los profesionales. En concreto, como recoge el informe Productividad y empresa saludable de IESE Business School, la inversión en esta práctica de Recursos Humanos reduce un 26% el coste medio por empleado gracias a la reducción del absentismo, la productividad, el mayor compromiso de los empleados y la mejora del clima laboral.

En consecuencia, los beneficios sociales resultan muy rentables para la organización, pues con pequeños gastos en la mejora del bienestar físico y mental del capital humano se generan grandes resultados.

¿Qué son los beneficios sociales?

Ahora bien, ¿a qué nos referimos al hablar de beneficios sociales en la empresa? Se trata de mejoras para los trabajadores que no están incluidas en sus salarios y que tienen como objetivo mejorar la calidad de vida del empleado y su entorno, potenciar su satisfacción laboral, impulsar la productividad y servir como atractivo para los mejores talentos del mercado.

Son definidos, según la Guía de Derecho, como “prestaciones no dinerarias y no sustituibles por dinero, ni acumulables, cuya naturaleza jurídica es no remuneratoria, por lo cual sobre ella no se hacen deducciones ni aportes”.

Ahora bien, como apunta Cita Previa Inem, hay que distinguir entre estos beneficios sociales y otros conceptos diferentes, como el de mejoras salariales (mejora voluntaria, complementos…) u otros derechos reconocidos en el Convenio Colectivo o de empresa (permisos más largos, más días de vacaciones….). “Estas mejoras no son beneficios sociales, sino derechos salariales o derechos laborales que tiene reconocido el trabajador”. Asimismo, tampoco se consideran beneficios sociales la retribución en especie, pues esta segunda sí se condirá parte del salario. 

¿Quieres tener empleados felices sin aumentar gastos?

Qué es la retribución en especie

La retribución en especie se da cuando el empleado recibe una compensación en una forma no monetaria. Podría compararse con el trueque, salvando las distancias, ya que el trabajador ofrece su talento, esfuerzo y conocimiento a la empresa a cambio de un pago que no se traduce directamente en euros en su cuenta bancaria.

Cuando el empleado y su organización acuerdan un sistema de retribución flexible, la retribución en especie implica que el empleador da acceso al trabajador a determinados beneficios complementarios a su sueldo.

Los beneficios sociales en especie no están sujetos a impuestos, por eso es una buena idea considerarlos como equivalentes de efectivo que contribuyen a los ingresos en cuenta. De hecho, al optar por la retribución en especie la plantilla se da cuenta de que ha aumentado su poder adquisitivo.

Es el resultado de esas nuevas condiciones, en las que la empresa les ofrece Ticket Restaurant, para sus comidas fuera de casa o Ticket Transporte, con el que abonan sus gastos en concepto de desplazamientos, por un valor determinado, correspondiente a lo que antes era una parte de su salario, que sí debía tributar al IRPF.

Existen muchos ejemplos de retribución en especie, como un seguro de salud privado, la matrícula a un programa de formación especializada o el pago de los gastos de guardería de los hijos.

No todo el salario se puede sustituir por la retribución en especie. De hecho, en nuestro país el máximo porcentaje que puede recibirse por esta modalidad, independientemente del o los conceptos, es el correspondiente a una tercera parte del bruto del salario base del empleado. Así lo establece el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, en su artículo 26.1. 

¿Qué tipos de beneficios sociales existen?

Los beneficios sociales no son una lista cerrada, sino que puede haber tantos como empresas.

Según un informe de la consultora KPMG, los más habituales en las compañías son los seguros de accidentes y de vida, las aportaciones a planes de pensiones y los vales de comida. Respecto a este último punto, el 86% de los trabajadores que se benefician de los tickets o tarjetas restaurantes se sienten altamente satisfechos con la medida y el 75% asegura que su eliminación afectaría a su motivación, según la investigación realizada por IPSOS sobre Consecuencias del Decreto-Ley aprobado por el Gobierno en diciembre de 2013.

Sin embargo, las opciones de beneficios sociales posibles para las organizaciones son muy amplias. Estos son solo algunos de los más frecuentes:

  • Tickets de gasolina.
  • Subvención del transporte.
  • Provisión de ropa de trabajo.
  • Ayudas al pago de los servicios de guardería.
  • Programas de alimentación saludable o ejercicio.
  • Financiación de estudios, como ha hecho Starbucks, que paga la matrícula de los empleados que trabajan más de 20 horas semanales en la compañía.
  • Ayudas para costear el material escolar de los hijos del trabajador.
  • Impulso de actividades deportivas.
  • Retribución flexible.
  • Prestaciones especiales para los periodos de vacaciones.
  • Entrega de incentivos o recompensas, como el programa ‘El héroe del mes’ de Zappos, en el que la dirección selecciona al empleado con mejor rendimiento, quien recibe un cheque de 50 euros y otros beneficios.
  • Actividades de ocio.
  • Facilitadores de vida, como ofrece Wilton Corner, una organización que ha habilitado un servicio de lavandería que permite a los empleados llevar su ropa sucia y recogerla al finalizar su jornada.

La formación, Ticket Transporte o Ticket Restaurant son algunos de los beneficios sociales mejor valorados por los trabajadores en España, según recientes estudios. ¿Tienes pensado poner ya en marcha tu plan de retribución flexible?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.