Business intelligence: definición e implementación

La competencia en el mundo empresarial es cada vez mayor. Esto hace que todas las técnicas y herramientas disponibles para mejorar la competitividad de una compañía sean bien recibidas. En este sentido, el business intelligence es uno de los elementos que más importante ha cobrado en las últimas décadas, ya que permite un mejor conocimiento de la situación real del mercado y de la propia empresa, facilitando la toma de decisiones y contribuyendo a la obtención de mejores resultados en su conjunto. 

Descargar guía "Mejorar el control de gastos de comida de tus empleados" ¡y  ahorra tiempo!

Qué es business intelligence

Se denomina como business intelligence (o inteligencia de negocio en español) al conjunto de herramientas e infraestructura que permiten tanto el acceso como el análisis a la información determinante en la toma de decisiones de la empresa. Es decir, se trata de una estrategia que permite obtener información concreta y comprobable que es decisiva a la hora de determinar qué actuaciones son más recomendables para el buen funcionamiento de la compañía. 

Cuál es el objetivo del business intelligence

El objetivo del business intelligence es doble: 

  1. Obtener información concreta y veraz: En primer lugar, las herramientas e infraestructuras del business intelligence permiten depurar la información y seleccionar la realmente útil, lo que cumple con el objetivo de obtener información real sobre la compañía y el estado del mercado o sector en el que opera. 
  2. Tomar decisiones a la luz de la información obtenida: En segundo lugar, una vez que se ha obtenido esta información concreta y veraz, se puede llevar a cabo la toma de decisiones más acertada para el futuro de la compañía. Esto es posible gracias a la información mencionada anteriormente, que es el punto de partida para decantarse por una estrategia u otra. 

Cómo funciona el business intelligence

El business intelligence se puede aplicar de distintas formas en una compañía. Por lo general, se siguen las siguientes fases o etapas. 

  1. Desarrollo de informes: Se llevan a cabo informes predefinidos y a medida, así como consultorías y migración de datos entre diferentes plataformas para obtener información fiable y actualizada. 
  2. Análisis de la información: Una vez que se ha obtenido la información necesaria, se llevan a cabo los diferentes análisis de la misma y se extraen las conclusiones. 
  3. Toma de decisiones respecto a la estrategia empresarial: A partir de las conclusiones, se establece un diagnóstico corporativo y se desarrolla la estrategia concreta a desarrollar tanto a corto como a medio y largo plazo.

Diferencia entre business intelligence y Big Data

Aunque el business intelligence y el Big Data tienen muchos elementos en común, cada uno de ellos presenta ciertos elementos propios que lo diferencian del otro. Como se ha explicado, el business intelligence lo componen el conjunto de herramientas e infraestructura que permite el estudio, análisis y toma de decisiones a partir de la información obtenida y relevante para la compañía. 

Por el contrario, en el caso del Big Data, aunque el proceso es similar, este se refiere a tratar con volúmenes de datos ingentes, que pueden estar estructurados o no y, sobre todo, que se reciben a gran velocidad. Por ello, se podría hablar de Big Data como una evolución o especialización del business intelligence. Pero no se puede llegar a la conclusión de que todo el business intelligence se corresponde con los procesos de Big Data, ya que este último hace referencia a casos muy concretos y acotados tanto por la cantidad como la velocidad a la que se procesan los datos y la información.

New call-to-action

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.