El cómputo de las cotizaciones de los trabajadores a tiempo parcial está ya, desde hace algunos años, equiparado al de los trabajadores a tiempo completo. Esto significa que para el cálculo de días cotizados a tiempo parcial es necesario aplicar dos coeficientes: el de parcialidad y el global de parcialidad, que sirven para concretar los periodos mínimos de cotización que haría posible beneficiarse de distintas prestaciones.

La importancia del cálculo de días cotizados a tiempo parcial radica precisamente en este aspecto, puesto del de él dependerá la prestación de maternidad y paternidad, la de jubilación o cualquiera de las de incapacidad que contempla la ley.

New Call-to-action

¿Cómo se hace el cálculo de días cotizados a tiempo parcial?

El cálculo de días cotizados a tiempo parcial debe conocerse, tanto por los trabajadores que acuden a la empresa que les ha contratado para trabajar de lunes a viernes, pero en horario reducido; como por los que trabajan menos día a la semana pero en jornada completa.

Así, en cualquiera de los dos casos, los cálculos a realizar serían los siguientes:

  1. Antigüedad en el puesto a tiempo parcial. Es necesario conocer el periodo en el que el empleado ha prestado servicios a la empresa de esta manera, en base a un contrato a tiempo parcial.
  2. Porcentaje de parcialidad. Es importante averiguar este coeficiente, que revela el porcentaje de duración de la jornada del empleado, en comparación con una jornada completa (que sería del 100%).
  3. Días cotizados efectivamente. Es momento de averiguar cuántos son y, para ello, basaría con aplicar el coeficiente al período de alta con contrato a tiempo parcial. Hay que tener la precaución de fijarse bien en la fecha en que inicia la prestación de servicios por parte del trabajador a tiempo parcial ya que pudiera ser que, hasta ese momento, por alguna circunstancia hubiese trabajado con anterioridad para la organización a tiempo completo, incluso en el mismo puesto. Como resultado del cálculo de días cotizados a tiempo parcial se obtiene una cifra que hay que utilizar para la siguiente operación.
  4. Días de cotización computables. Con el número que ha resultado del cálculo de días cotizados a tiempo parcial delante, hace falta buscar si el trabajador también ha cotizado a tiempo completo. Caso de que existiera prestación de servicios por su parte en las dos modalidades, habría que sumar el coeficiente de parcialidad resultante a los días cotizados a tiempo completo. El resultado de esta operación es el total de días de cotización acreditados.
  5. Porcentaje de días cotizados en la vida laboral. Es uno de los momentos más importantes en el cálculo de días cotizados a tiempo parcial ya que se está a punto de descubrir el número de días trabajados, la cifra de días que se han acreditado como cotizados en toda la vida laboral del empleado. Es lo que se conoce como el coeficiente global de parcialidad. 
  6. Periodo mínimo exigido de cotización. Este resultado consigue liberarnos de cualquier duda acerca de si el trabajador podrá resultar beneficiario de las prestaciones. Para este cálculo es preciso aplicar el coeficiente global de parcialidad al periodo regulado con carácter general. De esta forma se completa el cálculo de días cotizados a tiempo parcial y se arroja luz sobre el futuro del trabajador, en materia de prestaciones de la Seguridad Social.

Igual que sucede con todas las cuentas que se hacen en la empresa, en este caso, la atención al detalle y una adecuada gestión benefician a los cálculos, minimizando errores y evitando demoras en el proceso.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.