El Real Decreto Legislativo 3/2012, de 10 de febrero introducía una importante reforma en el Estatuto de los Trabajadores. Con el objetivo de impulsar la flexibilidad interna en las organizaciones, se producían modificaciones en el articulado. Las categorías profesionales eran uno de los conceptos que se verían actualizados y que, desde ese momento, pasarían a denominarse de otra forma.

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

De categorías profesionales a grupos profesionales

En la actualidad, para determinarse el salario mínimo, fijar el porcentaje de cotización o clasificarse un puesto de trabajo no sirven las antiguas formas:

  • Hoy se habla de competencias específicas, no de talento en general.
  • Se hace referencia a conocimientos requeridos para un rol y no es preciso aludir a los requisitos formativos de ese puesto.
  • Las responsabilidades determinan una posición en la empresa, y no se clasifica en función de la experiencia del candidato.

Aunque talento, formación y experiencia siguen siendo aspectos a tener en cuenta, cómo no, en lo que respecta a reclutamiento y gestión de personas en una organización, al desaparecer en 2012 las categorías profesionales y empezar a hablarse de grupos profesionales el foco se pone en otros aspectos.

Hoy, en los contratos se menciona el grupo profesional y este viene determinado por las funciones del puesto.

Se trata de un concepto inclusivo, que abarca más y se adapta mejor a las nuevas necesidades de la empresa actual, mucho más dinámica y en constante evolución. En la empresa puede contratarse a un ingeniero, pero no para que aplique las leyes de la termodinámica, sino para que gestione un proyecto. También puede tenerse a un licenciado en Derecho en plantilla que haya postulado a una posición dentro del Área de Administración de Personal y firmado un contrato para entrar a formar parte del equipo administrativo del Departamento de RR.HH.

Antes de 2012, cuando las categorías profesionales estaban vigentes, salario y cotización vendrían determinados por la formación de estos dos profesionales. Hoy, no se habla de cualificación, sino de competencia. Las tareas que estos dos perfiles realizan en la empresa son las que configuran su retribución y obligaciones que la organización contrae con la Agencia Tributaria.

Estar al día es imprescindible, no solo en lo que tiene que ver con la Autoridad Laboral, sino también en lo que respecta a Hacienda. Las actualizaciones normativas permiten a las empresas ser más eficaces y adoptar un modelo de gestión más coherente. Es lo que ha sucedido al sustituir categorías profesionales por grupos, con todo lo que conlleva.De la misma forma, los nuevos avances propician que los negocios estén al día, por ejemplo, en lo relativo a sus obligaciones con Hacienda. La solución Corporate fomenta un estilo de gestión integral donde el control y el ajuste presupuestario se maximizan, a la vez que se logra un mayor ahorro derivado de la recuperación del IVA.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.