El coaching empresarial ha llegado para quedarse. Gracias a esta disciplina, las empresas consiguen que sus trabajadores estén mucho más motivados y sean más productivos. Algo que se consigue con diferentes técnicas y métodos. Sigue leyendo y te contamos las 5 más eficaces que no pueden faltar en ningún negocio. 

Descargar el ebook  "Cómo dar feedback efectivo"

Qué es el coaching empresarial y qué beneficios aporta

El coaching empresarial es el conjunto de esfuerzos, acciones y técnicas que se utilizan para desarrollar las capacidades de los trabajadores de una empresa y, de esta forma, mejorar su productividad y fidelidad a la misma. 

Los beneficios de llevar a cabo acciones de coaching empresarial son múltiples. Sin embargo, los más reconocibles son los siguientes:

  • Mayor productividad: Al contar con empleados más formados y adaptados a su entorno de trabajo, se aumenta de forma significativa su productividad. 
  • Mayor fidelidad a la compañía y retención del talento: Las empresas que aplican técnicas de coaching empresarial cuentan con trabajadores más fieles y motivados, lo que se traduce directamente en una menor rotación de puestos de trabajo y, de este modo, se logra retener el talento en cada uno de los distintos departamentos. 
  • Mejor ambiente laboral: Otro de los beneficios que se asocian a la práctica de técnicas de coaching empresarial es la mejora del ambiente laboral y un mayor compañerismo entre los empleados. Estas técnicas mejoran la capacidad productiva de los empleados, pero también su capacidad de intercomunicación, lo que afecta directamente a las relaciones internas y mejora las relaciones sociales en el seno de la compañía. 

Coaching empresarial: las 5 técnicas más eficaces

Como es lógico, existen muchas técnicas de coaching empresarial. No obstante, hemos seleccionado algunas de las más importantes que no pueden faltar en cualquier empresa. Son las siguientes: 

1. Retroalimentación constructiva

Uno de los elementos que más ayuda al desarrollo de los trabajadores es que estos tengan una retroalimentación constructiva por parte de sus jefes o superiores. Es decir, que reciban un feedback que les permita reconocer lo bueno de su trabajo e identificar lo malo para poder corregirlo. Todo ello, siempre desde una perspectiva constructiva y enfocada a la mejora. 

2. Escucha activa 

Otra de las técnicas de coaching empresarial que más puede favorecer el buen ambiente de trabajo y mejorar la productividad de los empleados es la escucha activa. Es decir, que se desarrollen espacios en donde los empleados puedan hablar y expresarse con claridad y sin la presión de estar en la zona de trabajo. En este sentido, que los superiores dediquen unos minutos cada semana o mes a charlar con las personas subordinadas favorece mucho este desarrollo. 

3. Aprendizaje continuo 

Uno de los elementos que asegura el éxito de cualquier coaching empresarial es que este sea enfocado como un proceso de aprendizaje continuo. El coaching no debe concebirse solo como un proceso limitado y cerrado que, una vez completada la acción, no tendrá repercusión más allá del área concreta de aprendizaje. Por el contrario, debe entenderse de manera holística, afectado a todos los ámbitos del trabajo y como un proceso de mejora continua por parte del trabajador y de la empresa. 

4. Valorar criterios de personalidad y características individuales

Todos los trabajadores no son iguales. Al aplicar coaching empresarial en cualquier negocio, es importante recordar las diferencias y características individuales de cada persona. De este modo, se pueden distribuir las tareas y las funciones acordes a las fortalezas y debilidades de cada empleado y, de este modo, conseguir empleados más motivados en su puesto de trabajo y que, además, sean más productivos. 

5. Crear responsabilidad y compromiso 

Finalmente, otra de las claves del proceso de coaching empresarial que no puede faltar en cualquier compañía es la responsabilidad y el compromiso. Se tiende a pensar que son los jefes o mandos intermedios quienes deben ser responsables y tener compromiso con la empresa. Sin embargo, tanto responsabilidad como compromiso son dos elementos que deben ser comunes a todos los trabajadores de la empresa. Por ello, es importante que desde la propia compañía se fomenten acciones para desarrollar estos sentimientos entre sus trabajadores. 

Como se puede ver, aplicar técnicas de coaching empresarial es más sencillo de lo que puede parecer en un principio. ¿Estás listo para darle un nuevo impulso a tu empresa?

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.