El coaching transpersonal es una modalidad de coaching, una disciplina cada vez más usada por las empresas por los beneficios que reporta a las compañías. De hecho, según los datos de la consultora de Recursos Humanos HDA, el 97% de las organizaciones considera que esta metodología impacta positivamente en el rendimiento empresarial.

Guía
Según las estimaciones de la International Coach Federation, recogidas en su informe 2016 ICF Global Coaching Study, actualmente ejercen como coaches unos 53.300 profesionales en todo el mundo, a los que se unen 10.900 gerentes o directivos con habilidades de coaching, que se encargan de realizar “un acompañamiento reflexivo y creativo con los clientes que les inspira a maximizar su potencial personal y profesional”.

Algunos de ellos también están especializados en coaching transpersonal, un método que se basa en los fundamentos y objetivos del coaching antes mencionados pero que profundiza aún más en la esencia del ser humano.

Concepto de coaching transpersonal

Explorar y aprender a controlar lo que Roberto Assagioli denomina superconsciente es lo que pretende el coaching transpersonal, donde se plantea una visión holística de los individuos y se trabaja en todas las esferas del “yo”.

Para este psiquiatra italiano, padre del término, el coaching transpersonal busca que el coachee despierte a nivel espiritual. Es decir, esta metodología pretende hacer conscientes a los profesionales de “experiencias en las que el sentido de identidad se extiende más allá de la persona para abarcar aspectos más amplios de la humanidad, la vida, la psique o el cosmos”, según explican Robert Walsh y Frances Vaughan en On transpersonal definitions.

Como señala el Instituto Europeo de Coaching, “el aprendizaje tiene lugar cuando las personas interactúan entre ellas cambiando los paradigmas o modelos mentales que hasta entonces se compartían”. En el coaching transpersonal, además, “se parte de la convicción y certeza de que la evolución de las personas solo es posible cuando las mismas asumen que son las únicas responsables de sus emociones, de sus actos, de lo que dicen y de lo que piensan”, añade José Ramón Valbuena en su blog Acelera tu carrera.

Por tanto, debemos entender el coaching transpersonal, y así lo define el Coaching & Business Transpersonal Institute, como “un paso más en la evolución del aprendizaje hacia la consecución sostenible de los objetivos del cliente basando su alcance en encontrar un sentido, un motor permanente de vida, una misión que permita entender, evolucionar y ponerse en marcha hacia la acción”.

Se trata de un entrenamiento más completo que puede multiplicar los beneficios del coaching profesional e impulsar la proactividad, innovación, motivación y rendimiento de todos los trabajadores.

Los pilares del coaching transpersonal

Ahora bien, a pesar de lo abstracto de su concepto, el coaching transpersonal tiene una razón de ser más ‘mundana’ o pragmática: ayudar a los profesionales a formar su propia identidad a través de la búsqueda de un equilibrio entre cuatro pilares:

  • La inteligencia corporal: el alumno comprende la información que emite y recibe a través de su cuerpo, mejorando la percepción de los sentidos.
  • La inteligencia mental: explota la capacidad de transformación que ofrece el cerebro, gracias a su plasticidad, permitiendo al profesional afrontar nuevos retos y adquirir nuevas habilidades.
  • La inteligencia emocional: el coaching transpersonal también incide en la consciencia y control de las emociones y su papel en la construcción de la realidad de las personas.
  • La inteligencia espiritual: esta metodología también instruye al coachee para que comprenda cómo está constante e infinitamente interconectado con el resto del universo.

Descargar guía gratuita:

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.