Saber cómo calcular el cash flow es necesario para dirigir una empresa y también resulta de gran ayuda a la hora de realizar análisis financieros. Hay muchos tipos de flujos de caja y cada uno tiene un uso diferente, de la misma forma que existe una variedad de estrategias que pueden ayudar a aumentarlo.

Pero, el primer paso antes de descubrir cómo calcular el cash flow es saber qué significa este concepto.

 

Descargar guía gratuita

¿Qué es el cash flow?

El cash Flow o flujo de efectivo es la cantidad de dinero en efectivo que tiene una empresa, institución o persona. En finanzas, el término se usa para describir la cantidad que se genera o consume en un período de tiempo determinado.

¿Cuáles son los tipos de flujo de efectivo?

Hay varios tipos de flujo de efectivo, por lo que es importante tener una comprensión sólida de lo que es cada uno de ellos. Cuando alguien se refiere al cash flow, puede estar hablando de cualquiera de los siguientes tipos de flujo de caja:

 

  • Efectivo de actividades operativas.
  • Efectivo disponible después de la reinversión en el negocio (gastos de capital).
  • Flujo de efectivo libre para la empresa, una medida que se utiliza en modelos financieros y valoración y que presupone que el negocio no tiene apalancamiento (deuda).
  • Cambio neto en efectivo.

¿Cuáles son los usos del flujo de caja?

El flujo de caja tiene muchos usos y, de hecho, saber cómo calcular el cash flow es esencial, puesto que se trata de una de las métricas más importantes de todas las finanzas y contabilidad.

 

Los usos más comunes del flujo de efectivo son:

 

  • Cálculo del valor actual neto.
  • Cálculo de la tasa interna de rendimiento.
  • Evaluación de las posibilidades de la empresa para cumplir con sus obligaciones financieras a corto plazo (liquidez).
  • Cálculo del rendimiento de flujo de efectivo.

 

Sin embargo, es importante no cometer errores en la fórmula que aplican quienes saben cómo calcular el cash flow y, uno de los más habituales es el confundir el flujo de efectivo con los ingresos.

 

En la práctica, el ingreso neto o la ganancia neta de una empresa puede ser sustancialmente diferente de su flujo de efectivo, por lo que no hay que equivocarse.

 

Además, conviene tener cuidado si se cree que pueden existir diferencias entre el flujo de caja y lo que informa el estado de resultados de la empresa, puesto que podría ser una advertencia de posibles problemas en el negocio. Las funciones de finanzas, contabilidad y planificación y análisis financieros deberían trabajar proactivamente para actuar ante las primeras señales de que algo no va bien.

¿Cómo calcular el cash flow?

Para saber cómo calcular el cash flow de una empresa es preciso dividir el total de los pasivos corrientes que se encuentran en el balance de la empresa por el flujo de caja, que se puede encontrar en el estado de flujo de efectivo de la compañía.

 

El resultado permitirá determinar si la compañía actualmente genera suficiente efectivo para pagar sus pasivos actuales.

 

Otro enfoque que utilizan quienes saben cómo calcular el cash flow es determinar las ganancias de la compañía antes de la depreciación y la amortización. La operación comienza por anotar los ingresos netos de las operaciones, a los que habría que añadir la amortización y la depreciación. El resultado es el flujo de efectivo contable.

¿Cuáles son las estrategias de generación de cash flow?

Es posible aumentar el flujo de efectivo en una empresa y, de hecho, se puede conseguir aplicando diferentes estrategias, como las siguientes:

 

  1. Estrategia de crecimiento de ingresos. Se consigue logrando un mayor volumen de ventas o mediante precios más altos.
  2. Estrategia de márgenes operativos. Se puede plantear de dos formas, en base a una gestión que permita beneficiarse de un menor coste de los bienes vendidos (por ejemplo, beneficiándose de descuentos de proveedores, como los que puedes conseguir en tus recargas de combustible con Ticket Gasolina) o reduciendo los gastos de venta.
  3. Estrategia de eficiencia de capital. Para aplicar esta táctica habría que trabajar por conseguir una planta y equipo de propiedad más eficiente, y/o llevar a cabo una gestión de inventario más eficiente.

¿Ya sabes cómo calcular el cash flow? Una vez que conozcas la situación financiera de tu empresa y su flujo de caja, puedes elegir las acciones a emprender que te ayudarán a aumentar la rentabilidad de tu negocio.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.