¿Cómo controlar el micromanagement?

Entendemos por micromanagement a la gestión por parte de los jefes de equipo o directivos, que se centra en exceso en los detalles del trabajo diario. El ser meticuloso en un trabajo no es algo negativo, sino todo lo contrario. Pero cuando esta meticulosidad se lleva a un extremo se consigue perjudicar al ambiente de trabajo y como consecuencia a la productividad del equipo. Esto supone una gran falta de perspectiva y de visión estratégica, algo que desgraciadamente ocurre de manera más frecuente de lo que pensamos.

Los micromanagers son por lo tanto, las personas que centran toda su atención en controlar detalles sin importancia en la realización del trabajo de sus subordinados, ignorando lo que es verdaderamente importante para la empresa. Estos micromanagers, en muchas ocasiones suelen ocupar puestos de dirección, lo que implica que están al cargo de equipos a pesar de su clara incapacidad para gestionarlos.

El micromanagement, se suele dar en empresas que practican un tipo de comunicación descendente y provoca un excesivo control sobre los trabajadores, dando lugar a inseguridades y tensiones que repercuten en su productividad. No obstante existen diversos factores clave como la explicación proactiva, la colaboración o ejercer una revisión posterior de las tareas, para controlar este tipo de malas prácticas.

Características del micromanagement

Tal y como hemos comentado, un micromanager es el jefe que siempre está pendiente de sus empleados y de cómo trabajan sin necesidad de que esto sea necesario para el correcto funcionamiento del equipo. Realiza observaciones a cada paso que da el trabajador, lo que puede llegar a ser muy agobiante.

Es un perfil que suele darse en personas demasiado dominantes o con dificultades para delegar. Personas a las que les gusta que todo se haga como ellos desean y que no se fían del trabajo realizado por sus subordinados, lo que crea un importante malestar entre estos. Las consecuencias inmediatas son que se pierden las mejoras que podría implementar un trabajador más experimentado y que se desincentiva la innovación.

Pero veamos a continuación cuáles son las características más significativas del micromanagement:

  • Impide que las tareas puedan optimizarse a partir de la libertad de ejecución de éstas por parte de un equipo multidisciplinar.
  • Se generan inseguridades y temores en los empleados, dinamitando su capacidad de trabajo y su iniciativa.
  • Supone un factor de estrés para los trabajadores, que pueden desmotivarse y dejar de aplicar la creatividad.
  • Descenso en la productividad tanto de los trabajadores como del propio  micromanager, ya que si éste invierte su tiempo en revisar cada detalle del trabajo de su equipo no dispondrá de tiempo para hacer correctamente su propio trabajo.

Rasgos fundamentales de los micromanagers

Todos los micromanagers presentan una serie de rasgos comunes, algunos de los más destacados son:

Nunca están satisfechos con los resultados finales en el caso de que el trabajo no se haya realizado exactamente como ellos querían.   

Necesitan y exigen saber en todo momento dónde se encuentran los miembros de su equipo y en qué están trabajando a cada instante. Para ello solicitan constantemente informes sobre el estado de los proyectos.

Solicitan estar en copia de todos los correos electrónicos, incluso de los más irrelevantes, rasgo inequívoco de su obsesión por el control

Obstaculizan la productividad de su equipo y la suya propia sin ser conscientes de ello.

 

qué es el micromanagement

Factores clave para controlar el micromanagement

Para que un trabajador esté motivado y sea productivo es muy importante que en la empresa no se practique el micromanagement. Pero esto no siempre es posible, por este motivo, en el caso de que nuestro superior sea un micromanager, podremos seguir ciertas prácticas para intentar disminuir sus efectos negativos y que nuestra motivación y productividad se vean dañadas lo menos posible. Veamos a continuación algunas de estas prácticas:

1. Anticiparse a las tareas que pueda solicitar

Esta es una de las mejores formas de esquivar las situaciones de control, ya que al tomar el empleado la iniciativa, conseguirá evitar que su superior le imponga vías de actuación rígidas y nada optimizadas. Además, en algunos casos la anticipación puede generar una buena relación entre el empleado y el jefe.

2. Informar de manera proactiva

Como el micromanager necesita tener siempre la situación bajo control, una forma de evitar su excesiva supervisión consiste en anticiparse a su búsqueda de información. Si el trabajador de forma proactiva le explica el estado de las tareas, podrá satisfacer las necesidades del superior, evitando que esté todo el rato preguntando sobre el estado de una determinada tarea.

Gracias a la proactividad se ofrece la información antes de que sea solicitada. Al mismo tiempo, hay que explicar por qué las tareas se encuentran en el estado actual y qué acciones futuras se van a tomar. Por ejemplo, se puede redactar un email por la mañana indicando lo que se ha realizado hasta la fecha y en qué se planea trabajar a lo largo del día. De esta forma el micromanager sabrá exactamente cuál es la carga de trabajo y aplazará su habitual interrogatorio.

3. Explicar cómo afectan sus decisiones a la productividad del equipo

En la mayor parte de los casos el jefe controlador no sabe que está perjudicando al equipo, incluso piensa que es justo al contrario, que su control exagerado es por el bien de la empresa y que beneficia a todos.

Por este motivo es muy importante que el trabajador explique de forma asertiva y cuidadosa cómo afectan las decisiones e insistencia de su superior a su productividad. Hay que pedirle delicadamente que nos deje cumplir con el trabajo a nuestra manera y sin presiones. Gracias a esto, el micromanager puede percatarse de una situación de la que no era plenamente consciente y rebajar por lo tanto su nivel de presión.

4. Ofrecer diferentes alternativas

Si ofrecemos alternativas al superior nos anticiparemos a sus peticiones sin socavar su propia iniciativa. Por ejemplo, se le puede proponer realizar una tarea sin su supervisión y ofrecerle la posibilidad de revisar todo el proceso al finalizar. De esta forma se le hace saber que podemos y queremos trabajar de forma más independiente, al mismo tiempo que le ofrecemos la alternativa de revisar nuestros posibles errores.

Si conseguimos que acceda deberemos agradecer su confianza para que el micromanager sea consciente del efecto positivo que la delegación de tareas tiene sobre nosotros y nuestro rendimiento.

5. Preguntar siempre que haya dudas

Es fundamental para el correcto funcionamiento del equipo que preguntemos al gerente ante cualquier tipo de duda que nos surja, ya que haciendo una consulta previa podremos ofrecerle el resultado que desea antes de tener que corregir el trabajo final.

6. Eliminar cualquier situación que incite el micromanagement

Para ello le ofreceremos informes detallados y nos anticiparemos a las posibles tareas que nos pueda pedir. Conviene tener todo por escrito para la tranquilidad de ambos en caso de conflicto.

Habitualmente los micromanagers piden tareas que los empleados ya saben que tienen que hacer. Lo que simplemente hacen es recordarles que las hagan. Llevarlas a cabo con antelación es por lo tanto positivo y a cambio obtendremos cierta confianza de nuestro gestor.

Como conclusión podemos decir que coexistir en la empresa con el micromanagement no es lo más deseable ya que es una losa tanto para la productividad de los empleados como para su eficiencia profesional. Los trabajadores que sufren sus efectos pueden llegar a experimentar frustración y desmotivación. Pero existen diversas acciones que se pueden llevar a cabo para evitar el micromanagement, que pasan por la proactividad y la asertividad de los empleados. Esta forma de gestión tiene efectos negativos para la empresa, por lo que hay que intentar corregirla o eliminarla desde el momento en que se detecta.

Descubre todas las posibilidades que Edenred ofrece a las empresas y a los trabajadores que ayudan a evitar prácticas como el micromanagement. Pide información sin compromiso.

Referencias

Validación

Artículos relacionados

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.