Llegó la hora. Quieres pedir un aumento de sueldo y no sabes cómo hacerlo. En Edenred te damos algunos consejos para conseguirlo.
Uno de tus propósitos de este año podría ser pedir por fin ese merecido aumento de sueldo en tu empresa. Pero, ¿cómo plantearlo adecuadamente? ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo? ¿En qué momento? Estas son las 10 preguntas claves que debes hacerte para lograr esa subida de sueldo que deseas.

New Call-to-action

1. ¿Cuál es la situación actual de mi empresa?

Lo primero que debemos tener en cuenta antes de plantearnos pedir un aumento es la situación que atraviesa tu compañía. ¿Está en un buen o en un mal momento financiero? ¿Existe una posibilidad cercana de crecimiento o inversión de capital externo? ¿Tiene tu empresa previsión de clientes o trabajos nuevos? Debes tener en cuenta que, por mucho que te merezcas ese aumento, si la empresa no está en un periodo de bonanza o crecimiento no será el momento más adecuado. Sin embargo si están en un buen momento económico o de crecimiento a corto plazo aprovecha la oportunidad.

2. ¿Cuál es mi posición en la compañía?

¿Cuánto tiempo llevas? ¿Han variado las funciones por las que fuiste contratado? ¿Han aumentado tus responsabilidades desde que comenzaste? ¿Coordinas un equipo o sigues trabajas bajo supervisión de un superior? Prepárate una argumentación teniendo en cuenta estos factores. Pon en valor tus logros, tus responsabilidades y tus habilidades profesionales. Pregúntate si formas parte de proyectos importantes, si has ahorrado recursos económicos y tiempo a la compañía y si has implementado nuevos sistemas o procesos, entre otras cosas.

3. ¿Qué cifra barajo para mi aumento?

Haz una investigación previa sobre el sueldo medio para las personas de tu rango salarial si lo desconoces. Debes moverte en unas cifras realistas y acordes con tus responsabilidades y la oferta en el mercado. Haz un análisis detallado de la situación actual del mercado laboral y de la competencia.

4. ¿Existe un mes o un momento del año más adecuado que otro?

El momento de preparar los presupuestos anuales suele ser adecuado. Si puedes averiguarlo y lo pides antes de que cierren dichos presupuestos tu aumento podría incluirse en la planificación anual de tu empresa. Debes tener en cuenta también la política empresarial de la compañía, cómo fija los salarios, si tiene un rango salarial para cada categoría y resulta inamovible.

5. ¿Cuándo hablo con mi jefe o el responsable de recursos humanos?

Debes solicitar una reunión formal. Elige el momento adecuado y pídela con antelación para poder preparar tus argumentos con calma. Ten en cuenta el momento del día en el que esa persona está menos ocupado, más relajado y, por tanto, más dispuesto a concederte el tiempo que necesites. No hay nada peor que elegir un momento inadecuado, porque el estado de ánimo de tu interlocutor es crucial.

6. ¿Cómo planteo la cuestión?

Ante todo agradece la oportunidad de la reunión. Comienza resaltando los valores de la empresa y los aspectos positivos de formar parte del equipo. Hazlo con sinceridad. Expón tu situación actual laboral (con los argumentos que hayas extraído tras el punto 2), pero nunca desde un punto de vista negativo. Confía en ti mismo. Es esencial que cuides tanto tu lenguaje verbal como el no verbal. Ten una actitud firme, no excesivamente informal pero tampoco demasiado formal. Debes estar abierto a la escucha y atento a la respuesta. La conexión con tu interlocutor es importantísima. Plantea una cantidad o un porcentaje concreto. Ante todo no te muestres dubitativo.

7. ¿Con qué actitud recibo la respuesta?

El paso más difícil es plantear el aumento ahora debes escuchar la respuesta. Debes estar preparado para una negativa o para una contraoferta. Llega el momento de la negociación. Agradece el tiempo prestado, valora la oferta y piénsate tu respuesta. No tiene por qué ser inmediata. De hecho puede que la respuesta se alargue en el tiempo. No cejes en tu empeño, pero sé sutil. Recuerda al responsable pasado un tiempo prudencial que esperas su respuesta.

8. ¿Cuál es la mejor forma de negociar?

Si tu jefe o el responsable de recursos humanos te ofrece una cifra inferior a la que te habías planteado o creías que te ofrecería es la hora de negociar. No te desanimes. Todo es negociable. Además no solo se trata de negociar los salarios, puedes hacerlo con los días de vacaciones, las opciones de seguros o beneficios sociales para empleados etc.

9. ¿Qué errores no debo cometer si no me conceden el aumento?

No amenaces con salir de la empresa ni plantees que tienes contraofertas si no verdad. No es una buena estrategia. Si realmente tienes una contraoferta valora cómo puedes utilizarla a tu favor sin que tu interlocutor se sienta “amenazado”. Tú ya has planteado tu petición. Si conocen tus cualidades profesionales y tu deseo de un aumento seguro que valoran la posibilidad de que te marches si no obtienes lo que deseas. Agradece el tiempo prestado y sé elegante. Sigues trabajando en la empresa hasta que decidas lo contrario.

10. ¿Qué fallos no debo tener si me conceden el aumento?

No debes hacerlo público. Agradece la confianza a la persona que te ha concedido el aumento y no facilitar comparaciones, malentendidos o una ola de nuevas peticiones de aumento de sueldo de tus compañeros. Cada trabajador debe pensar en su salario y decidir en qué momento y cómo negociar su propia subida de salario. Sé discreto.
Plantearse pedir un aumento puede ocasionar estrés al trabajador, pero todos los empleados tienen derecho a solicitarlo si consideran que se lo merecen. Siempre que la comunicación sea fluida, la petición lógica y la actitud (tanto del empleado como del jefe o del responsable de recursos humanos) abierta y dialogante, supondrá un punto de crecimiento y de resolución a nivel profesional y personal.
 
Descargar guía gratuita

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.