En nuestro artículo de hoy – Complementos salariales: tipos y ejemplos- intentaremos aclarar de la forma más sencilla y clarificadora posible qué son los complementos salariales y qué tipos de complementos nos permite la ley incluir en la nómina de nuestros trabajadores. Si no tienes conocimientos previos sobre nóminas y salarios, no te preocupes porque según vayamos explicando los términos más técnicos, añadiremos ejemplos cotidianos que te ayudarán a comprender el tema perfectamente. ¿Empezamos?

Descargar guía gratuita

¿Qué son los complementos salariales y qué suponen en una nómina?

¿Tienes una nómina a mano? Cógela y mira los conceptos que aparecen en su parte central. Una de las filas contendrá la llamada base salarial (lo que sería el salario puro y duro. El importe en euros que aparezca en esa base salarial será la cantidad económica que recibirá el trabajador, una cantidad que está fijada por convenio colectivo o por el Estatuto de los Trabajadores y que depende del nivel profesional del trabajador, de su antigüedad en la empresa, del número de horas trabajadas a lo largo del mes, etc.

 Si te fijas, verás que la retribución total que recibe el trabajador no forma parte de un solo bloque, sino que está distribuida en varias líneas o apartados, uno de ellos corresponde a una retribución que se añade al salario base, es lo que se denomina “complementos salariales”.

Complementos salariales en la nómina: cuándo se aplican

En la nómina aparecen otras líneas desglosadas denominadas complementos salariales, tipos de retribución extra que, añadidos al salario base, conforman la retribución mensual total que recibirá el empleado después de que se apliquen los descuentos correspondientes.

Definición de complementos salariales

Pulsa aquí si quieres leer la definición que da el Estatuto de los Trabajadores sobre el concepto “complementos salariales”. Aparece en el artículo 26 del ET.

Los complementos salariales forman parte de la nómina de casi cualquier trabajador por cuenta ajena, un salario que, como hemos visto, incluye la retribución mensual pactada y, también, uno o varios tipos de complementos salariales que completan el acuerdo económico que la empresa y el empleado firmaron en su día a la hora de formalizar el contrato de trabajo.

Complementos salariales: tipos y ejemplos

No solo existe un modelo, sino que dentro de los complementos salariales hay distintos tipos que están fijados por ley, bien por el Estatuto de los Trabajadores o ET, bien por el convenio colectivo del sector profesional al que pertenezca el empleado que recibe su nómina.

En España, los distintos tipos de complementos salariales que contempla el ET serían los siguientes:

Complementos salariales asignados por las características personales o profesionales del trabajador

Conoces perfectamente varios ejemplos de estos tipos de complementos salariales: la antigüedad del empleado en su puesto, el conocimiento de idiomas extranjeros que mejore su productividad y rendimiento en el trabajo, etc.

Complementos salariales asignados por las características del trabajo

No todos los trabajos son iguales en cuanto a complejidad, necesidad de turnos especiales, etc. Así, para recompensar al trabajador del esfuerzo extra que implica realizar ese trabajo concreto se han creado algunos complementos salariales como, por ejemplo, el de nocturnidad, el de trabajos con sustancias tóxicas o nocivas para la salud, el complemento salarial que incentiva al empleado que acuda a trabajar durante los días festivos, etc.

Complementos salariales asignados por las características de la empresa

Las empresas que quieren tener a sus trabajadores contentos y, así, mejorar su productividad suelen asignar a su plantilla distintos complementos salariales que premian los buenos resultados económicos obtenidos entre todos. Así, encontramos en la nómina varios ejemplos de  estos complementos salariales, tipos como los de beneficios económicos periódicos, complementos salariales en forma de participaciones o acciones de la empresa, etc.

Es interesante recordar que hay ciertas cantidades económicas que recibe el trabajador y que no se consideran complementos salariales. Hablamos, por ejemplo, de las indemnizaciones o de los pagos que se hacen desde caja para saldar las cuentas de facturas que haya abonado por adelantado el trabajador durante su jornada laboral (comidas o almuerzos en restaurantes, gasolina, etc.).

Lo que sí son complementos salariales, y de los tipos más frecuentemente usados, son los que se utilicen para el pago en especie, modalidad de retribución no dineraria, en los casos de nóminas de trabajadores que hayan acordado con su empresa beneficiarse de un plan de retribución flexible.

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.