Como sabes, la comunicación persuasiva es una de nuestras mejores armas para crear un buen ambiente laboral de nuestra empresa y, así, para mejorar el rendimiento y la productividad de nuestro imprescindible equipo humano sin tener que subir su sueldo. Pero hay más… ¿Sabías que mejorar tu capacidad de comunicación persuasiva te permitirá negociar mejor con tus clientes y proveedores? Sigue leyendo  porque en el artículo de hoy te contamos qué es la comunicación persuasiva y cómo puedes mejorar esta habilidad para mejorar las condiciones contractuales tanto con los clientes, como con los proveedores de tu empresa.

 

Descargar el ebook

¿Qué es exactamente la comunicación persuasiva?

La comunicación persuasiva es una habilidad que consiste en utilizar diferentes herramientas para convencer a nuestro interlocutor de la veracidad de nuestro mensaje, de nuestros argumentos, opiniones, críticas… ¿Te parece una definición un tanto vaga? No te preocupes, la ampliamos.

¿Qué busca la comunicación persuasiva?

La comunicación persuasiva busca un objetivo: convencer, persuadir, conseguir que nuestro interlocutor crea nuestras palabras, acepte nuestros argumentos, olvide su propia opinión y, por último, comparta nuestra propia opinión.

¿Cómo alcanza su objetivo la comunicación persuasiva?

Para alcanzar su objetivo final –convencer-, la comunicación persuasiva utiliza tanto la comunicación verbal como la no verbal. Es decir: en la comunicación persuasiva el emisor del mensaje no solo convence con las palabras, las ideas o las opiniones que transmite verbalmente. También intenta persuadir a su interlocutor mediante los gestos, las miradas, los silencios, las pausas entre frases, la postura gestual de sus manos, espalda, barbilla… Te aseguro que es absolutamente fascinante ver en plena acción a un profesional de la comunicación persuasiva, pero claro, tiene sus riesgos si la persona a la que quiere convencer ese hábil comunicador eres tú.

¿Quién utiliza la comunicación persuasiva?

La comunicación persuasiva es utilizada a diario por profesionales de distintos colectivos:: los políticos y sus campañas de promoción, los publicistas y sus anuncios de televisión, los críticos de arte y sus artículos de prensa… Pero la capacidad de vencer y convencer a alguien simplemente conversando no es una habilidad exclusiva de estos artistas de la persuasión. Cualquiera de nosotros puede aprender ciertas técnicas y, practicando, conseguir ser ese profesional de la comunicación persuasiva querido por las empresas y “temido” por los proveedores.

Claves para mejorar la comunicación persuasiva

Como te decíamos antes, se puede aprender a comunicar de manera persuasiva y convincente, no es sencillo, pero se puede conseguir con mucho entrenamiento y algo de paciencia.

Existen ciertas claves que te permitirán mejorar tu capacidad de comunicación persuasiva consiguiendo mejores contratos con tus proveedores, mayores facilidades para alargar los pagos, etc. ¿Por dónde puedes empezar? Toma nota de los siguientes cinco consejos prácticos:

 

  1. Practica la escucha activa, esa otra habilidad esencial para liderar equipos humanos y conseguir mejorar la necesaria comunicación interna entre empleados y directivos.
  2. Guioniza la conversación. Elabora un guión claro y sencillo que incluya no solo los puntos clave que tratarás con tu interlocutor, sino los objetivos que quieres alcanzar al final de la conversación.
  3. Temporiza los mensajes. No olvides incluir en el guion de la conversación con tu cliente o proveedor el tiempo que vais a dedicar para tratar cada punto asignando más o menos minutos dependiendo de lo que quieras obtener con cada uno de ellos. Recuerda que, en general, para que la comunicación persuasiva funcione es vital mantener la atención de tu interlocutor. Así, tendrás más oportunidades de convencer si cada mensaje que lanzas es corto, claro, conciso y, por supuesto, interesante. 
  4. Prepara bien las reuniones. Recuerda que preparar las reuniones incluye acondicionar el lugar donde se va a mantener la reunión: la iluminación, la disposición de los asientos, la música de ambiente, el estado del móvil (apagado), etc.

Revisa tu aspecto físico. Recuerda que en la comunicación persuasiva influye muchísimo el lenguaje corporal y que tu aspecto físico formará parte sí o sí del mensaje convincente que quieres transmitir. Así, recuerda verificar el buen estado de tu ropa (manchas, arrugas, roces…), de tus zapatos, de tu peinado…  

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.