El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Contabilidad de costes: definición y propósito

La contabilidad de costes es una faceta de la contabilidad de gestión que determina el coste real asociado con la fabricación de un producto o la prestación de un servicio al observar todos los gastos dentro de la cadena de suministro.

 Se realiza con el propósito de preparar el presupuesto y el análisis de rentabilidad. La información derivada de este proceso es útil para los gerentes para determinar qué productos, departamentos o servicios son más rentables y cuáles necesitan mejoras.

Da el salto con Ticket Restaurant HAZ TU PRIMER PEDIDO AQUÍ

Qué es la contabilidad de costes

La contabilidad de costes es un proceso de registro, análisis y reporte de todos los costes de una empresa relacionados con la fabricación de un producto que ayuda a la administración del negocio a tomar mejores decisiones financieras, introducir eficiencias y presupuestar con precisión.

La contabilidad de costes implica determinar los costes fijos y variables, que son:

  • Costes fijos: gastos que se repiten cada mes, independientemente del nivel de producción, como alquiler, depreciación, intereses sobre préstamos y gastos de arrendamiento.
  • Costes variables: son gastos que fluctúan con los cambios en el nivel de producción, como suministros, mano de obra y gastos de mantenimiento. Estos costes están relacionados con la producción, ya que cuantas más unidades de un producto se fabrican, más gastos se asocian con los materiales y la mano de obra que se necesitaron en el proceso.

La contabilidad de costes ayuda a determinar el punto de equilibrio (en el que las ventas cubren los gastos) y, en última instancia, el beneficio. Todas las ventas que se producen más allá del punto de equilibrio son ganancias.

Cuáles son los objetivos que persigue la contabilidad de costes

El objetivo de la contabilidad de costes es mejorar los márgenes de ganancia neta de la empresa (cuánta ganancia genera cada euro de ventas).

La contabilidad de costes permite a la empresa disfrutar de tres importantes ventajas:

  • Presupuestar con mayor acierto. Cuando una empresa tiene una mejor idea de cómo se gasta exactamente su dinero, puede presupuestar mejor para el futuro. El contable de una empresa generalmente ya conoce los costes fijos de la empresa (servicios públicos, alquileres, impuestos a la propiedad, etc.), pero sus costes variables (como mano de obra y materias primas) cambian con la producción. Esos costes deben ser analizados y estimados para la creación de cada presupuesto.
  • Ganar en eficiencia. Por lo general, un examen de los procesos de una empresa dará como resultado formas de mejorarlos. Por ejemplo, puede descubrirse que tal vez no se necesita un turno de diez horas en una máquina en particular para producir un producto, sino que basta con siete; o que designar a cuatro personas a una línea de producción es demasiado, ya que solo se necesitan tres.
  • Obtener mayores beneficios. Si una empresa hace que sus procesos de producción sean más eficientes, generará más dinero con la misma inversión.

La contabilidad de costes es un enfoque relevante para empresas de todos los tamaños y nunca es tarde para introducir este planteamiento en el análisis de cuentas del negocio. Y si quieres simplificar esta gestión, puedes apuntarte a soluciones como Ticket Restaurant o Ticket Gasolina, que te ayudan a conseguirlo.

New call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.