El control de horarios es un elemento que cada vez está más presente en la mayoría de empresas. Este control permite conocer con exactitud el momento de entrada y salida de los trabajadores, lo que permite llevar un recuento más exhaustivo del tiempo de trabajo real realizado, lo que beneficia tanto a trabajadores como a empresarios. 

Descargar guía gratuita

Qué es el control de horarios

El control de horarios es la documentación de los períodos de trabajo de los empleados. Es decir, consiste en controlar el momento de entrada y salido de los trabajadores de su puesto de trabajo, lo que permite conocer con exactitud el tiempo empleado en la jornada laboral. 

Este control de horarios se puede llevar a cabo de distintas formas según sea el tipo de trabajo. Por lo general, sobre todo en el caso de un puesto de trabajo que se ubique en un lugar concreto (por ejemplo una oficina, una industria, un centro comercial, etc.), el control de horarios se lleva a cabo a partir de un dispositivo hardware donde el empleado en cuestión se identifica tanto en el momento de entrada como en el de salida, lo que permite conocer el tiempo exacto que ha pasado en su puesto de trabajo a lo largo del día. 

Por otro lado, también existen otros dispositivos de control de horarios que están pensados para que el control se pueda realizar a distancia. En estos casos, en lugar de disponer de un dispositivo hardware, lo más común es que el empleado cuente con algún tipo de software descargado en su ordenador y que, cuando está trabajando, el empleado conecta y contabiliza el tiempo dedicado al trabajo. Esta opción es aplicable a la mayoría de trabajos que se realizan con un ordenador y, especialmente, a aquellos trabajos que se llevan a cabo en remoto de forma puntual o a teletrabajadores de continuo. 

Importancia del control de horarios 

La importancia del control de horarios estriba en que permite conocer con exactitud el tiempo invertido en el trabajo y, en consecuencia, ajustar la retribución acorde a dicho tiempo. Esto beneficia tanto a las empresas como a los trabajadores, ya que el resultado es que la retribución se ajusta para que sea más justa y acorde al tiempo real trabajado. 

De esta forma, los trabajadores se aseguran que las horas extra que realicen quedarán contabilizadas, por lo que les serán pagadas en la siguiente nómina. De la misma manera, las empresas se aseguran de que, si un trabajador no realiza el número de horas que le están asignadas como mínimo en su jornada laboral, quede constancia de esta irregularidad y pueda tomar las medidas que considere oportunas. 

Ley de control de horarios

Actualmente, la ley obliga a las empresas a llevar un recuento del número de horas trabajadas por sus empleados. Según la ley, las empresas deberán guardar este registro como mínimo durante cuatro años y, además, deberá estar disponible tanto para aquellos empleados que lo soliciten como para los sindicatos. Hay que tener en cuenta que el control de horarios es obligatorio en España desde mayo de 2019, y que su incumplimiento puede incurrir en multas económicas que van desde los 600 € en los casos más económicos, hasta los 6.250 € en los casos más graves. 

Mejorar las condiciones de los empleados: Retribución Flexible

Esta y otras medidas relacionadas con el control de horarios de los empleados está pensada para mejorar las condiciones de retribución de los trabajadores. Por otro lado, cabe mencionar que existen diversas formas para mejorar la retribución de los trabajadores sin necesidad de llevar a cabo una subida directa de salario, como sucede en el caso de la Retribución Flexible

La Retribución Flexible es un sistema que permite convertir parte del salario de los trabajadores en pago en especie, que pueden emplear en diferentes gastos diarios (Ticket Restaurant, Ticket Transporte, Ticket Guardería, etc.). Estos son gastos que los empleados tienen que afrontar de forma habitual, por lo que son gastos que se financiarán de su sueldo neto. Sin embargo, gracias a la Retribución Flexible, la parte de su sueldo que se convierte en tickets queda exenta de gastos fiscales, por lo que, a pesar de contar con el mismo salario bruto, el poder adquisitivo del empleado se ve incrementado al evitar perder poder adquisitivo en forma de retenciones fiscales. 

Descárgate la guía

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.