En un negocio, además de conocer los ingresos es preciso saber cuál es el gasto que incide en la generación de beneficios. Los costes fijos y variables de una empresa deben registrarse y analizarse, para poder determinar si son necesarios o prescindibles, si es posible recortarlos en algún caso o si pueden gestionarse de formas más ventajosas para las finanzas de la organización.

 

Descargar guía gratuita

Costes fijos y variables de una empresa no son lo mismo: el gasto fijo

La definición de costes fijos es «cualquier gasto que no cambie de un período a otro». Esto deja clara la diferencia principal entre costes fijos y variables de una empresa. Entre los primeros se encontraría el paso de hipotecas o alquileres, las facturas de suministros públicos o el abono de préstamos.

 

En el caso de los costes fijos, los montos pueden variar levemente, como en el caso de los gastos en suministros, aunque siempre se tiene claro que vencen de forma regular.

 

Entre los gastos más comunes pertenecientes a este grupo se encuentran los siguientes:

 

  • Hipoteca
  • Alquiler
  • Impuestos a la propiedad (si se paga mensualmente)
  • Seguros
  • Facturas de suministros, como la electricidad, el agua, internet o telefonía.
  • Comisiones bancarias
  • Pagos de deuda
  • Salarios.

 

Estos gastos se abonan cada mes en fechas determinadas y por cantidades específicas. Su gestión es sencilla, ya que puede planificarse el pago como una obligación a la que hacer frente mensualmente, ya que, muy a menudo, la cantidad pagada por estos será la misma en cada mensualidad. Tomar nota de estos gastos fijos ayuda a las empresas a planificar adecuadamente el presupuesto del próximo año, así como a proyectar los ingresos por ventas.

El inconveniente de los gastos fijos es que no se pueden cambiar fácilmente. Así, los atrasos o descuidos que den lugar a un impago podrían causar problemas como cargos por pagos atrasados, desalojo, acción legal o la interrupción de los servicios públicos. A todos ellos habría que sumar un inconveniente adicional: la mala imagen para la empresa deudora.

¿Los costes variables cuáles son?

Los costes variables pueden ser también importantes, aunque la empresa tiene más opciones en cuanto a cuánto gasta y cuándo lo hace. Este tipo de gasto puede variar en cantidad de mes a mes, y eso los configura como la opción más apropiada para hacer cambios en la forma en que se usa el dinero. Es mucho más fácil reducir el gasto en los costes variables.

 

Uno de los principales orígenes de los costes variables en el negocio es la fluctuación en las ventas durante diferentes periodos y momentos del año. Esto puede hacer que las materias primas, las facturas de servicios públicos y los costes de las horas extra también varíen mucho. Al hacer la planificación financiera de la empresa, es importante observar el total anual de todos los gastos para ambas categorías durante el año y calcular un promedio para un estimado mensual de gastos. Además, en este plan, habría que incorporar soluciones que potencien el ahorro.

 

Ticket Gasolina facilita alcanzar este objetivo al unificar todas las facturas de repostaje en una sola, lo que facilita la devolución del IVA, y, además, asegurar descuentos en cada recarga de combustible en todas las estaciones de servicio de la red.

¿Ya sabes cómo racionalizar el gasto en costes fijos y variables de una empresa?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.