Uno de los factores que más puede influir en la productividad de una empresa es el entorno laboral de los trabajadores. En el caso de un entorno laboral adecuado, los empleados serán mucho más productivos y se conseguirá retener el talento en la empresa. Por el contrario, aquellos entornos de trabajo inadecuados dificultan el desarrollo laboral de los trabajadores, lo que se traduce en una baja productividad, alto absentismo, así como una elevada rotación de puestos. 

Descargar guía gratuita

Qué se entiende por entorno de trabajo

El entorno laboral es el contexto en el que un trabajador desarrolla su labor. Este contexto puede estar conformado tanto por elementos físicos (el espacio donde se lleva a cabo el trabajo), como por elementos no físicos (por ejemplo el ambiente de trabajo con los compañeros o las relaciones de jerarquía que se establecen). Todos estos factores contribuyen para bien o para mal en la producción de los empleados, por lo que es importante tenerlas en cuenta a la hora de fomentar un espacio y un entorno laboral donde los trabajadores se sientan seguros y a gusto, ya que esto les permitirá desarrollarse plenamente como trabajadores y, en consecuencia, ser más productivos. 

Cómo crear un buen entorno de trabajo

Existen muchos elementos que ayudan a crear un buen entorno de trabajo y, de hecho, según el tipo de empresa donde se quiera conseguir este objetivo, puede ser más importante centrarse en unos aspectos u otros. Sin embargo, en la mayoría de los casos, los siguientes consejos suelen ser de gran ayuda.

  • Respetar los horarios: Se trata de un elemento que, a priori, podría parecer básico, pero que no siempre es así. Puede haber situaciones que requieran que los empleados tengan que echar horas extras, pero hay que tener en cuenta que se tratará siempre de una situación excepcional. Si la volumen de trabajo es tal que resulta necesario que los trabajadores dediquen más horas de trabajo de las que deberían realizar en teoría, es muy posible que haya llegado el momento de ampliar la plantilla. 
  • Facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar: Otro de los elementos que más ayudan a la creación de un buen entorno de trabajo es ayudar a los trabajadores a conciliar su vida laboral y familiar, ya que los libera de presiones externas y les permite centrarse en sus tareas durante las horas laborales. En este sentido, algunas soluciones como por ejemplo Ticket Guardería proporcionan una ayuda considerable a la hora de mejorar la productividad de los empleados al conseguir mejorar su conciliación laboral y familiar. 
  • La importancia de los descansos: Los descansos forman parte de cualquier actividad, incluida el trabajo. Los descansos permiten a los trabajadores despejarse y retomar sus tareas con energías renovadas y la cabeza más fresca. Por ello, respetar los descansos y adecuarlos al tipo de tarea que se está llevando a cabo es un elemento que ayuda mucho a la hora de crear un buen entorno de trabajo. 
  • Definir correctamente los puestos de trabajo y cada una de las tareas asignadas: Uno de los principales problemas que pueden dañar un buen entorno de trabajo es la falta de definición de las tareas, así como de los puestos de trabajo dentro de la organización. Definir correctamente cada uno de estos elementos ayudará a que los empleados realicen sus tareas de forma más eficiente y, además, evitará malos entendidos, duplicidades o tareas sin asignar. 
  • Desarrollar un plan de carrera para cada empleado: Uno de los elementos que más ayudan a la creación de un buen entorno laboral es que los propios empleados tengan una perspectiva de sus respectivos puestos de trabajo a largo plazo. Si los trabajadores se ven a sí mismos en esa misma empresa dentro de muchos años (teniendo en cuenta la promoción correspondiente en cada caso), esto les motivará a adquirir un compromiso mayor con la compañía. 
  • Buena comunicación interna: Se trata de uno de los factores fundamentales a la hora de conseguir fomentar un entorno de trabajo correcto y agradable para todos. La comunicación entre los propios empleados es fundamental a la hora de crear un espacio en el que los empleados se sientan seguros y cómodos, por lo que es recomendable trabajarla con formación concreta y adecuada.

Espacios físicos cómodos y agradables: Así mismo, otro de los elementos fundamentales a la hora de conseguir crear un entorno de trabajo agradable son los elementos físicos con los que se relacionan los propios empleados. Elementos como el mobiliario de trabajo, la iluminación y climatización, la separación del espacio físico entre trabajadores, o servicios de cafetería, entre otros muchos, son aspectos que facilitan la creación de un entorno de trabajo que ayude a desarrollar la mayor productividad de los empleados, por lo que es importante prestarles la atención que se merecen.

Descárgate la guía
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.