El 11 de octubre de 2017 se dio un gran paso hacia la mejora de la situación de los trabajadores por cuenta propia en nuestro país. La gestión de las dietas autónomos quedaba sujeta a deducción, un privilegio que, hasta ese momento sólo podían disfrutar los empleados asalariados.
Desde la aprobación de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo dejaba de ser necesario ser trabajador por cuenta ajena para poder deducirse los gastos de manutención.

Descargar guía gratuita
Las dietas autónomos son tratadas de forma diferente al resto, puesto que, mientras que las limitaciones geográficas que se aplican a su gestión por empleados asalariados les impiden deducirlas cuando se hayan generado en el municipio donde prestan sus servicios para la empresa, en el caso de los autónomos no se aplica este condicionante, siendo indiferente la ubicación.

Deducción dietas autónomos: ahorro con límites

El autoempleo gana en calidad con esta medida, que es de aplicación desde enero de 2018. De esta forma, el legislativo permite impulsar el ahorro de los autónomos, que pueden llegar a deducir miles de euros por ejercicio al aplicar los nuevos cálculos para la gestión de sus dietas.

Sin embargo, estos beneficios tienen sus límites. La deducción de las dietas autónomos cuenta con máximos establecidos en cuanto a la manutención, se trata de los siguientes:

  • 26,67 euros por día, cuando se trate de comidas o gastos que se han producido en suelo nacional.
  • 48,08 euros por día, que es la cantidad máxima para poder deducirse la manutención, sí ésta se ha llevado a cabo en otros países.

Requisitos para poder deducir las dietas autónomos

Las dietas autónomos deben gestionarse con diligencia y ello implica una obligación para todos los trabajadores por cuenta propia. Si en el caso del Régimen sería el empresario el responsable de conservar justificantes y tiques como medio de prueba, en este caso, el empresario es el mismo autónomo, que deberá actuar consecuentemente.

La deducción de dietas autónomos desde enero de 2018 está ligada a tres requisitos que son aplicables en todo caso. Estos criterios son de obligado cumplimiento y tienen que ver con:

  1. No usar efectivo para el pago. Las transacciones deben haber quedado registradas y, por ello, sólo se podrán deducir las dietas autónomos que hayan sido abonadas por medios telemáticos. Tanto el pago con tarjeta de crédito, como la transferencia bancaria son aceptados, no así el pago en efectivo ni mediante cheque.
  2. No excederse de la jornada de trabajo. En concreto, esta medida hace referencia a la necesidad de limitar los gastos incluidos en las dietas a días laborables. Quedan, por tanto, excluidos los festivos y fines de semana, donde, si se realiza algún gasto, es preciso tener en cuenta que no podrá deducirse, ni en concepto de manutención ni de pernocta.
  3. No olvidar el justificante. Las facturas serán necesarias para que las dietas autónomos se consideren deducibles. En estos documentos deberán constar una serie de datos, entre los que se encuentran la fecha, nombre y/ o localización del establecimiento, así como el monto total abonado por el empresario autónomo.

Nuevas obligaciones que llegan con estos derechos ampliados que equiparan a un sector tan representativo de nuestro país con el Régimen General, aunque solo sea en el plano de las deducciones de Hacienda.

¿Ya sabes cómo plantear las dietas autónomos para conseguir que puedan ser deducidas? ¿Conoces Ticket Restaurant?

Meta: Descubre cuáles son los requisitos para poder deducir las dietas autónomos de acuerdo a lo establecido en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. Toma nota de las cuantías máximas y límites.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.