¿Tienes que tributar los gastos de viaje? ¿Están tus dietas exentas de IRPF? En ocasiones, esa cantidad que complementa al salario habitual quedará exceptuada de gravamen, tal y como la Agencia Tributaria expone en el apartado 7.2.1.2 del Modelo 100. Pero ¿cuáles son estos casos? ¿Cómo asegurarse de que se está cumpliendo con las obligaciones fiscales?

Da el salto con Ticket Restaurant HAZ TU PRIMER PEDIDO AQUÍ

Gastos de locomoción: las dietas exentas de IRPF

Si necesitas desplazarte a diario para realizar tu trabajo y es habitual en tus rutinas el salir de la fábrica, el taller o tu centro de trabajo, has de saber que, muy probablemente, las cantidades que percibas por parte de tu empleador para compensar el gasto que dichos traslados te generen, sean dietas exentas de IRPF.

Aunque estos gastos de locomoción no están libres de gravamen en todos los casos, sí que pueden concurrir algunas circunstancias que eximan de la obligación fiscal a sus titulares. En concreto, es lo que sucede cuando:

  • Se trata de gastos justificables mediante ticket, factura o documento equivalente, emitidos por una compañía de transporte público.
  • No se haya recurrido al transporte público, pero el justificante de gasto de locomoción presentado no supera los 0,19 euros por kilómetro recorrido, contando con la suma de costes relacionados con el desplazamiento en sí, y sumándole los asociados al peaje y aparcamiento, si los hubiera.

Las dietas exentas de IRPF 2017 en relación con la manutención y los gastos de estancia

La exención del gravamen en este caso tiene un componente temporal a tener en cuenta. Es el que determina el plazo de 9 meses. Si la estancia es superior a este tiempo, las cantidades destinadas por la empresa para compensar gastos de estancia y manutención no estarán consideradas dietas exentas de IRPF en 2017 y quedarán sujetas a gravamen desde el primer día.

Cuando la estancia no se prolongue de estos nueve meses, el trabajador que la perciba no estará obligado a tributar por este concepto.

A este respecto, debe tenerse presente que, en ese plazo establecido:

  • No se descontará el tiempo ocupado en vacaciones, ni el que haya provocado la ausencia del trabajador de su puesto por enfermedad, ni cualquier otra circunstancia que concurra y no implique alteración del destino.
  • Al tributar por este concepto, “el pagador deberá acreditar el día y lugar del desplazamiento, así como su razón o motivo”.

Para poder asumir las obligaciones tributarias que correspondan en los casos en que la situación no permita hablar de dietas exentas de IRPF, es necesario entender qué se consideran “gastos normales de manutención y estancia”. Para la ley, se considera así al equivalente a, como máximo, 53,34 euros diarios en territorio nacional o a 91,35 en territorio extranjero si se incluye la pernocta. Y, en los casos en que sólo se hable de manutención, el máximo se establece en 26, 67 euros diarios dentro de nuestras fronteras y 48,08 euros diarios en el exterior.

La Agencia Tributaria establece determinadas excepciones a las dietas exentas de IRPF mencionadas. Son las que se recogen en el apartado “reglas especiales” y que son de aplicación a:

 

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.