El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Domicilio social y fiscal: qué los diferencia

La creación de una sociedad va unida a la realización de ciertos trámites y, algunos de ellos están relacionados con el domicilio social y fiscal. Tanto uno como el otro tienen que comunicarse en Hacienda durante este proceso de constitución de una empresa.

La comunicación a la Agencia Tributaria del domicilio social y fiscal tiene por objetivo cursar la solicitud del Número de Identificación Fiscal que tendrá la sociedad.

Aunque no es éste el único momento en que será preciso aportar esta información ya que, una vez la empresa decida que es necesario proceder a la contratación de empleados, su domicilio social y fiscal deberán ser puestos en conocimiento de la Tesorería General de la Seguridad Social, a efectos de registro y futuras comunicaciones.

New Call-to-action

¿Qué es el domicilio social?

El domicilio social es la dirección que corresponde al lugar desde el que se gestiona la sociedad. En este enclave se deben reunir, tanto la dirección de la misma, como sus órganos de administración y, por tanto, tiene que ser el punto donde tengan lugar las juntas o se conserve la documentación relativa a la organización.

 

Una de las peculiaridades del domicilio social es su carácter público. Esta publicidad tiene lugar desde el momento mismo en que se procede a la inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil y el objetivo es facilitar la localización a cualquier persona u organismo público que pudiera necesitarlo.

 

En la Ley de Sociedades de Capital puede encontrarse información más completa sobre el domicilio social, aunque, lo que está claro es que esta ubicación tiene que guardar relación directa con la sociedad y su actividad, no pudiendo estar inconexas.

¿Qué es el domicilio fiscal?

El domicilio social y fiscal no están regulados por las mismas leyes y, por eso, este último se recoge en la Ley General Tributaria.

 

Atendiendo a lo que establece esta norma puede comprobarse que la función del domicilio fiscal es servir de referencia a la Autoridad Tributaria para la comunicación con la sociedad, no siendo ésta una información pública. Así, a la dirección que se especifique como domicilio fiscal pueden llegar notificaciones de Hacienda dirigidas a sus responsables.

 

La dirección fiscal que se registre tendrá efecto vinculante a dos niveles:

 

  • A efectos de control fiscal.
  • En relación a los procedimientos administrativos en marcha.

 

Este lugar determina la adscripción de la sociedad y el obligado tributario a una oficina determinada.

¿Cuáles son las principales diferencias entre domicilio social y fiscal?

Las principales diferencias entre domicilio social y fiscal son el carácter público del primero, a diferencia del segundo, que sólo ha de ser conocido por la Autoridad Tributaria; y la finalidad con la que se registra cada uno, que difiere y que, de hecho, permite que se trate de dos ubicaciones diferentes, siempre que, en cada caso, se cumpla con las obligaciones atribuidas a cada una que, en el domicilio social es constituir el punto de desarrollo de la actividad empresarial y en domicilio fiscal, el lugar donde el obligado tributario podrá recibir las notificaciones que le envíe Hacienda.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.