Casi cualquier persona puede aprender a ser más asertivo. Lograrlo hace que la comunicación se vuelve simple, directa y apropiada. En la empresa a diario se ven ejemplos de comunicación asertiva, pasiva y agresiva y, por eso, entre los objetivos de la gerencia debería encontrarse el formar a los empleados para que dejen de lado su tendencia a comunicarse pasivamente o su hábito de intimidar a otros; y empiecen a practicar una comunicación activa y apropiada.

New Call-to-action

¿Cómo ayuda la asertividad a mejorar el clima de la empresa?

Desafortunadamente, no hay manera de controlar cómo otras personas decidirán comunicarse con uno. Sin embargo, sí es posible elegir el modo de elaborar la propia respuesta. Aceptar la responsabilidad en la comunicación es el primer paso para mejorar las relaciones con los demás.

La asertividad es una de las habilidades más importantes para las empresas, ya que, cuando, en vez de ejemplos de comunicación asertiva, pasiva y agresiva el entorno se caracteriza por la asertividad en todas las interacciones:

  • Se reduce el estrés.
  • Mejoran las relaciones entre los miembros del equipo y también las de éstos con personas externas a la empresa.
  • Se reduce la conflictividad laboral.

De todos los tipos de comunicación que existen, la asertividad es el más saludable y la opción que, con mayor probabilidad, ayuda al individuo a alcanzar sus metas. Ya que, aunque el comportamiento agresivo y el pasivo pueden contribuir a que una persona alcance temporalmente un objetivo, en el medio y largo plazo, la asertividad es más efectiva.

¿Cómo logras que otras personas conozcan tus metas? ¿De qué modo consigues que los que te rodean sepan cuáles son tus límites?

Ejemplos de comunicación asertiva, pasiva y agresiva

Todos usamos diferentes estilos de comunicación en diferentes momentos, pero podemos tener una tendencia a exhibir un estilo más que otro. Después de un tiempo esto se vuelve habitual. Nuestro comportamiento puede estar relacionado con el contexto de la situación, con quién está involucrado o con el lugar donde se produzca la interacción.

Podría decirse que la asertividad consiste en comunicar de manera activa y apropiada el objetivo de uno, la pasividad significa comunicarlo de manera inactiva o ineficaz y la agresividad tendría que ver con comunicar de manera activa, pero inapropiada.

Ejemplos de comunicación asertiva, pasiva y agresiva serían:

Comportamiento pasivo: tiene miedo de hablar.

Comportamiento agresivo: interrumpe y expresa su opinión por encima de los demás.

Comportamiento asertivo: habla abiertamente.

Comportamiento pasivo: habla suavemente.

Comportamiento agresivo: habla en voz alta.

Comportamiento asertivo: utiliza un tono de conversación normal.

Comportamiento pasivo: evita mirar a las personas a los ojos.

Comportamiento agresivo: mira con excesiva fijación a los demás.

Comportamiento asertivo: hace buen contacto visual.

Comportamiento pasivo: muestra poca o ninguna expresión.

Comportamiento agresivo: intimida a otros con expresiones exageradas.

Comportamiento asertivo: muestra expresiones que coinciden con el mensaje.

Comportamiento pasivo: se encorva y se retira.

Comportamiento agresivo: se planta con rigidez, se cruza de brazos o invade el espacio personal de otros.

Comportamiento asertivo: relaja y adopta una postura y expresión abiertas.

Comportamiento pasivo: se aísla de los grupos.

Comportamiento agresivo: trata de controlar al grupo.

Comportamiento asertivo: participa en las dinámicas del grupo.

Comportamiento pasivo: de acuerdo con los demás, a pesar de sus prioridades o sentimientos.

Comportamiento agresivo: solo considera los propios sentimientos.

Comportamiento asertivo: tienen en cuenta sus objetivos, pero también los sentimientos de los demás.

Comportamiento pasivo: se valora menos que los demás.

Comportamiento agresivo: se valora más que los demás.

Comportamiento asertivo: se considera igual a los demás.

Comportamiento pasivo: se lastima a sí mismo para evitar lastimar a los demás.

Comportamiento agresivo: lastima a otros para evitar ser lastimado.

Comportamiento asertivo: trata de no lastimar a nadie (incluido él mismo).

Comportamiento pasivo: no alcanza las metas y puede que no se las haya planteado siquiera.

Comportamiento agresivo: alcanza metas pero puede perjudicar a otros en el proceso.

Comportamiento asertivo: por lo general alcanza metas sin alienar a otros.

Si bien es cierto que la comunicación asertiva no es mágica y que no siempre permite alcanzar las metas planteadas, sí que da pie a experimentar otros beneficios. Por ejemplo, cuando un empleado toma la decisión de ser asertivo, es probable que sorprenda a quienes le rodean y les contagie con su habilidad. Empezará a ser más sencillo gestionar el estrés y, con el tiempo, se percibirá una mejora evidente de las relaciones y la comunicación en el lugar de trabajo.

¿Te han resultado útiles estos ejemplos de comunicación asertiva, pasiva y agresiva?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.