El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

El mejor equipo: cómo convertir a tus empleados en reclutadores

La contratación es un proceso continuo que no necesariamente comienza ni termina con una publicación de una oferta trabajo. Convertir a los empleados en reclutadores y hacer que la plantilla entera forme parte del proceso de reclutamiento es una táctica que funciona, una estrategia con un enfoque sostenible y muy ventajoso que puede que te interese aplicar en tu negocio.

Descargar guía gratuita

¿Cuáles son los beneficios de convertir a tus empleados en reclutadores?

La brecha de talento ya casi se puede palpar en algunos sectores. Ofertas que permanecen publicadas durante meses a falta de candidatos que se ajusten al perfil, dificultades incluso para la promoción interna y elevados costes asociados a los procesos de selección que sorprenden en un momento en que las nuevas tecnologías basadas en internet consiguen que escalabilidad, ahorro y flexibilidad sean la norma. ¿Cómo superar estas dificultades?

Empresas de distintas industrias empiezan a poner en práctica una táctica sostenible: convertir a los empleados en reclutadores. El reclutamiento por parte de la plantilla es una inversión en talento a largo plazo permite a la empresa disfrutar de ventajas como las siguientes:

  • Mayor retención de empleados. Los empleados quieren ayudar a sus empleadores a encontrar talento, para asegurarse de que están trabajando con otras personas excelentes. Eso genera una mayor motivación, por la confianza que implica ocuparse de esta tarea y un mejor ambiente laboral, puesto que las propuestas de perfiles candidatos llegan de parte de los profesionales con los que colaborarán.
  • Mejor ajuste cultural. En lugar de lanzar la red habitual y limitar su búsqueda a personas que poseen todas las habilidades y requisitos formativos mínimos, pero desconocen los valores o no se alinean con los principios que rigen la compañía, al hacer a la plantilla responsable en parte del reclutamiento se asegura el ajuste a la cultura empresarial.
  • Ahorro. La construcción de una base de datos de candidatos y profesionales que podrían ajustarse a los criterios de selección de la compañía es un valioso instrumento que, de tener que elaborar partiendo de cero implicaría importantes costes. Gracias a la colaboración de todo el equipo en el proyecto de búsqueda de talento se minimiza el gasto y se mejora notablemente el rendimiento.

¿Qué pasos hay que seguir para convertir a los empleados en reclutadores?

Las claves para poner en marcha este plan de reclutamiento en el que toda la empresa participa son las siguientes:

  1. Ofrecer incentivos por referencias. De esta forma, los empleados actuales estarán motivados financieramente para recomendar a los mejores candidatos. Y, en este planteamiento de beneficio mutuo, la empresa obtendrá talento de calidad, mientras que los miembros de equipo podrán disfrutar de recompensas, como días de vacaciones, o ventajas como Ticket Restaurant.
  2. Organizar una jornada de puertas abiertas. Dar a conocer la empresa en primera persona atraerá a candidatos con interés genuino en la organización. Se trata de una forma de dar la oportunidad a los empleados de convertirse en guías de la empresa por un día y de garantizar que se encontrará a los profesionales más entusiastas.
  3. Nombrar embajadores de marca empleadora. Una vez se identifica a los empleados que mejor representan a la empresa se les alienta a localizar a los profesionales que conocen y que mejor encajarían con la cultura corporativa, e informarles sobre el hecho de que se ha abierto un proceso de selección.
  4. Formar un equipo de reclutadores sociales. Una gran cantidad de contratación de hoy es un resultado directo de la contratación social. Conseguir que un empleado comparta con sus contactos de Facebook o Twitter una oferta de trabajo en su departamento aumenta las posibilidades de que ésta sea del interés de un candidato potencial, destacando por encima de publicaciones en prensa escrita, la web del negocio o portales de empleo.
  5. Asignar responsabilidades de entrevista online a algunos empleados. Esta solución está especialmente indicada para picos de contratación, por ejemplo, los que coinciden con campañas puntuales en el comercio minorista o en sectores con gran estacionalidad.

Las asignaciones pueden ir desde entrevistas telefónicas hasta entrevistas en persona, dependiendo de las capacidades del empleado y la cantidad de puestos que se necesite cubrir. Es necesario asegurarse de que todos los integrantes del equipo temporal de reclutamiento reciban capacitación sobre cómo entrevistar.

Convertir a los empleados en reclutadores, además de proporcionar candidatos con mayores probabilidades de encajar con la cultura empresarial, actúa de forma efectiva sobre la retención de talento. ¿Pensando en poner en práctica esta idea que te ayudará a aumentar el capital de talento de tu compañía?

Descárgate la guía

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.