¿Sabías que sólo en una década el número de trabajadores que prestan sus servicios desde casa de forma remota ha aumentado en un 115%? (Flexijobs). En lo que respecta al trabajo a distancia, es interesante conocer lo que revela una encuesta reciente en la Cumbre Mundial de Liderazgo celebrada en Londres, que pone de manifiesto que “el 34% de los líderes creen que más de la mitad de la fuerza laboral de su empresa estará trabajando remotamente para 2020 y un 25% aseguran que para esa misma fecha, sólo una cuarta parte del personal seguirá acudiendo a diario a las instalaciones de la empresa”. ¿Es el fin de la oficina?

Guía

A pesar de los pronósticos, las encuestas y las cifras, el trabajo a distancia no debe entenderse de esta forma. Prueba de ello es que, a día de hoy, en muchas organizaciones, tener la opción de trabajar desde casa uno o dos días a la semana se considera un beneficio que hay que negociar. Porque, el futuro del trabajo no está en la dispersión conectada, el trabajo a distancia no equivale a la prestación de servicios de forma remota el 100% de la jornada y todos los días, por contrato, sino que existen soluciones intermedias que ya se están aplicando en muchas organizaciones.

Qué implica el trabajo a distancia

El trabajo a distancia tiene una variedad de caras y depende de la industria, la empresa y sus objetivos, cada trabajador, sus responsabilidades, habilidades y condiciones el que se lleve a la práctica de una forma u otra.

Entre las aplicaciones más extendidas del trabajo a distancia se encuentran las siguientes:

  • Teletrabajo de tiempo completo: es el caso en que los empleados no acuden en ningún momento a la oficina, prestando sus servicios desde otra parte la totalidad del tiempo.
  • Teletrabajo a tiempo parcial: el trabajo a distancia se reduce a algunas horas algunos días, o se aplica sólo algunos días de la semana. El resto, el empleado acude a la oficina en su horario normal para ocuparse de sus tareas.
  • Semanas de trabajo comprimidas: el trabajador pacta un horario en el que, de forma fija y preestablecida, acudirá a la oficina tres o cuatro días a la semana, quedando el otro o los otros dos acordado que trabajará desde casa remotamente.

Muchas veces, las empresas piensan en el trabajo a distancia como una forma de aplicar condiciones de trabajo flexibles a sus empleados. Saben que la flexibilidad es una de las características mejor valoradas en el entorno de trabajo. Según Paychex, “el 82% de los trabajadores consideran que serían más leales si se dieran este tipo de circunstancias”.

Precisamente por eso, como responsable de un negocio debes tratar de encontrar esas iniciativas que te permiten alinear tu oferta con las expectativas de las personas que forman tu compañía. La retribución flexible es una forma de conseguirlo que, además, puede proporcionarles interesantes beneficios fiscales.

¿Cómo ves tu oficina en 2020? ¿Qué cambios planeas introducir? ¿Será el trabajo a distancia uno de ellos?

 

Descargar guía gratuita:

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.