Una de las formas que pueden tomar los equipos de trabajo es la de equipo multidisciplinar, que se define como un equipo formado por profesionales de diferentes trayectorias académicas y profesionales. Este tipo de equipos tienen ciertas ventajas frente a los equipos más tradicionales (formados por profesionales del mismo ámbito laboral). Sin embargo, también presentan ciertas dificultades propias, por lo que es importante saber gestionarlos correctamente. 

Descargar guía gratuita "Características y funciones del controller financiero"

Qué es un equipo multidisciplinario

Como su nombre indica, un equipo multidisciplinario es un tipo de equipo de trabajo que se caracteriza por aunar a profesionales pertenecientes a disciplinas de carácter distinto. De este modo, se pueden encontrar en un mismo equipo personas que tienen carreras académicas y experiencias laborales muy diferentes entre sí. Este tipo de equipos están pensados para aportar una mayor perspectiva en el proceso de trabajo ya que, a pesar de que los miembros pertenezcan a ámbitos laborales distintos, todos ellos trabajan de forma conjunta para resolver un problema concreto en conjunto. Es decir, a pesar de las diferencias, tienen un proyecto común, que es lo que constituye la razón de ser del equipo en cuestión. 

Ventajas de los equipos multidisciplinarios

A priori, se considera que los equipos multidisciplinarios tienen más ventajas que inconvenientes, por lo que, en muchos casos, se busca de forma específica la creación de este tipo de equipos de trabajo para ciertos proyectos determinados. Algunas de las ventajas más importantes que se suelen asociar a este tipo de equipos laborales son las siguientes:

Mayor perspectiva:

Como es lógico, la primera ventaja que aporta un equipo multidisciplinar es que cuenta con una perspectiva mayor que los equipos unidisciplinarios. Cada persona que conforma el equipo multidisciplinar cuenta con una perspectiva propia y distinta de la del resto del equipo que, al trabajar en conjunto, puede aportar a la resolución de problemas. De esta forma, al contar con una perspectiva en conjunto más amplia, se cuenta también con una mayor capacidad resolutiva

Mayor rendimiento en competencias individuales:

Al haber profesionales de diferentes campos, las distintas tareas se pueden distribuir acorde a la formación de cada uno, lo que conlleva un mayor rendimiento de cada uno de los individuos que conforman el grupo y, en consecuencia, se dispone de un ritmo de trabajo mucho más eficiente en todos los sentidos. 

Garantía de seguimiento de los proyectos:

Esta es otra de las ventajas que se suelen asociar a los equipos multidisciplinarios. Al contar con profesionales de ámbitos distintos, el seguimiento se realiza de forma conjunta como resultado de la mayor autonomía que cada profesional tiene en su ámbito específico. Es decir, aunque existen parcelas individuales de trabajo, estas parcelas deben avanzar para estar al mismo nivel que las del resto, sin que estas otras se puedan detener por los retrasos de otros miembros del equipo, puesto que cada uno de ellos es responsable de su propia área. 

Inconvenientes de los equipos multidisciplinarios

No obstante, a pesar de que en general se puede considerar que los equipos multidisciplinarios funcionan mejor y aportan más ventajas que los equipos unidisciplinares, también hay que tener en cuenta que presentan sus propios inconvenientes, con los que es importante saber interactuar en el día a día. Algunos de los inconvenientes más relevantes de este tipo de equipos son los siguientes:

Comparación con el resto del equipo:

Como un equipo multidisciplinario cuenta con parcelas de trabajo individuales muy marcadas, es habitual que los miembros tiendan a comparar su propio trabajo con los del resto de sus compañeros. Esto, aunque puede motivar al individuo a mejorar en su propio ámbito, también puede ser fuente de frustración y conflicto, tanto a nivel personal como dentro del propio equipo. 

Desarrollo de mayor competitividad:

Por otro lado, los equipos multidisciplinarios pueden llevar a desarrollar episodios de competitividad elevada como consecuencia de que unos miembros intenten dar mayor valía a su sector o disciplina que al resto. Debido a esto, es fundamental contar con protocolos de actuación bien definidos, así como una autoridad dentro del grupo que permita aportar la valía y la importancia correspondiente a cada participación dentro del equipo. 

Desarrollo de simpatías y acomodación social:

Finalmente, otro de los inconvenientes que puede presentar un equipo multidisciplinar es que, al fomentar una mayor comunicación dentro del propio equipo, las relaciones evolucionen a un término que esté más cercano a lo personal que a lo profesional. Cuando esto sucede, es importante saber gestionarlo correctamente, puesto que de lo contrario podría comprometer el éxito del proyecto, así como los procesos internos de cada una de las tareas del mismo. 

Gestión de un equipo multidisciplinario

Como se puede ver, aunque un equipo multidisciplinario cuenta con muchas ventajas, también implica ciertas características propias con las que se debe saber lidiar. De esta forma, la gestión de un equipo multidisciplinario puede ser más compleja que la de uno unidisciplinario. Algunos de los consejos más útiles para su gestión son los siguientes:

Autoridad y liderazgo bien definidos:

En primer lugar, es fundamental que los equipos multidisciplinarios cuenten con un líder o autoridad que sea la persona de referencia a la hora de gestionarlos. De esta forma, su criterio será la voz cualificada a la hora de solventar los problemas o discrepancias que puedan surgir. 

Definir correctamente los objetivos:

Por otro lado, también es fundamental que todos los miembros del equipo tengan claro los objetivos conjuntos del proyecto y del trabajo del equipo, así como sus propios objetivos dentro del mismo, que siempre deberán estar supeditados a los objetivos finales del proyecto en su conjunto. 

Definir correctamente el entorno laboral:

Como se ha mencionado, uno de los inconvenientes de este tipo de equipos de trabajo es que son especialmente favorables al desarrollo de simpatías dentro del mismo. De este modo, uno de los aspectos que mejor puede ayudar a gestionarlos es definir correctamente el entorno de trabajo para poder diferenciarlo de otros ámbitos. De esta forma, se diferenciará perfectamente la función que se deberá realizar durante las horas de trabajo de las que se podrán llevar a cabo fuera del horario laboral, incluso en los casos en los que surjan amistades dentro del propio equipo multidisciplinar.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.