En el artículo de hoy “Escucha activa definición y utilidad práctica” no solo te vamos a recordar en qué consiste esta habilidad comunicativa básica, también te vamos a contar las ventajas que tiene para tu empresa contar con un líder que sepa “escuchar de verdad”. ¿El objetivo? Mejorar el clima laboral de tu empresa y aumentar el nivel de felicidad y satisfacción de tu importante equipo humano. El tema es más importante de lo que parece así que ¡adelante! Sigue leyendo…

Descargar el ebook

Escucha activa: definición

La escucha activa es una habilidad comunicativa que consiste en procesar atentamente el mensaje enviado por nuestro interlocutor a través de sus palabras, sus miradas, sus gestos, sus silencios… En la escucha activa se escucha (valga la redundancia) tanto el lenguaje verbal del interlocutor, como el lenguaje no verbal: los gestos, las miradas, la postura de la espalda, del cuello o de las manos, los silencios, las pausas entre frases…

Para practicar la llamada escucha activa tiene mucho que ver con la empatía, ya sabes a lo que nos referimos: a esa capacidad de sentir como propios los problemas, las opiniones o los sentimientos subjetivos que se intercalan en la conversación casi siempre de forma no explícita y mediante el lenguaje no verbal.

La escucha activa es una habilidad innata a los seres humanos empáticos y sensibles, algo que a priori parece complicado si nos movemos en un entorno profesional complicado y competitivo. La buena noticia es que todos podemos aprender a escuchar activamente. Es más: cada día más empresas buscan líderes y directivos con una gran capacidad de escuchar activamente, actuar en consecuencia y, así, mejorar esa comunicación interna tan necesaria para el éxito empresarial.

Escucha activa: utilidades en el ámbito empresarial

Como te imaginarás, practicar la escucha activa es muy importante tanto en el ámbito personal como familiar. Pero si nos centramos en el ámbito profesional y empresarial, veremos que practicar la escucha activa es sumamente rentable para nuestra organización. Dos razones:

  1. Que un directivo practique la escucha activa con sus empleados refuerza el sentimiento de compromiso y fidelidad de estos hacia la empresa. Así, un empleado que se sienta escuchado difícilmente pensará en abandonar su puesto de trabajo en busca de otras oportunidades o bajará su rendimiento profesional de forma voluntaria, etc.
  2. La escucha activa influye positivamente en el clima laboral, en ese ambiente positivo que todos los profesionales necesitamos para ser más rentables y productivos.

¿Cómo podemos mejorar nuestra capacidad de escuchar activamente?

Como te decíamos antes, todos podemos aprender a mejorar nuestra capacidad de escuchar activamente aunque, claro, a las personas más empáticas les resultará más sencillo adoptar el hábito. Algunos consejos básicos:

  • En la escucha activa la predisposición personal es clave. Así, antes de abordar una conversación “recuerda” que tu papel es escuchar de verdad a tu interlocutor sin juzgar, prejuzgar o dejar volar la imaginación en otros temas o problemas.
  • Como apuntábamos en definición de escucha activa, la empatía es fundamental en este tema. Intentar “sentir” las mismas emociones que está intentando trasmitir tu interlocutor, sus miedos, sus críticas o sus observaciones es fundamental en este proceso comunicativo.
  • En la escucha activa el lenguaje no verbal de tu interlocutor es importantísimo, pero también lo es el tuyo. Vigila tu postura corporal, la dirección de tu mirada, los gestos de asentimiento o negación que todos hacemos casi involuntariamente, etc.

¿Te ha parecido interesante nuestro artículo “Escucha activa definición y utilidades”? ¡Escribe tu opinión!

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.