El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Esfuerzo fiscal: ¿el fin justifica los medios?

El esfuerzo fiscal está destinado a medir el efecto de la política gubernamental en el saldo presupuestario y, por lo tanto, servir como un indicador por el cual el gobierno puede ser responsable.

Y es que, si bien no es directamente medible, el concepto de esfuerzo fiscal desempeña un papel crucial en la elaboración de un camino de consolidación que garantiza que las finanzas públicas vuelvan a tener una base sostenible tan pronto como sea razonablemente posible. Y, en este recorrido, las empresas juegan un papel importante.

New Call-to-action

Política y esfuerzo fiscal: el papel de las empresas

Una política fiscal sólida en todos los Estados miembros de la zona del euro es un requisito previo para el buen funcionamiento de la UE. El motivo es que el marco fiscal de la UE exige que los presupuestos gubernamentales estén cerca del equilibrio o que tengan superávit a mediano plazo y que se eviten los déficits excesivos (superiores al 3% del PIB). También exige que si se han producido, se corrijan rápidamente.

En este contexto, la evaluación de la política fiscal de un país se basa en:

1.       El cumplimiento de los objetivos de déficit nominal.

2.       En si la acción gubernamental requerida, es decir, su esfuerzo fiscal, para lograr estos objetivos de manera sostenible en un período de tiempo dado ha sido suficiente.

Tradicionalmente, el esfuerzo fiscal se ha evaluado principalmente sobre la base del saldo presupuestario estructural, que ajusta el saldo presupuestario principal para el ciclo económico y ciertos efectos únicos. Sin embargo, hace tiempo que se ha entendido que esta es una medida imperfecta de la acción del gobierno y la crisis ha demostrado que los factores fuera del control del gobierno a corto plazo pueden tener un impacto muy significativo en el equilibrio estructural.

Más recientemente, la evaluación del esfuerzo fiscal se complementó con un análisis más detallado de abajo hacia arriba. Este enfoque pretende llegar a una cuantificación más directa del esfuerzo fiscal en términos del impacto de los ingresos individuales y las medidas de gasto.

A pesar de que este tipo de evaluaciones detalladas de las medidas de ingresos y gastos son un complemento importante para la estimación del equilibrio estructural, debido a las dificultades de medición tampoco son una panacea. Además, es importante no perder de vista, y juzgar la política fiscal contra los resultados reales del déficit, ya que estos determinan en última instancia la acumulación de deuda pública y la sostenibilidad fiscal.

En cualquier caso, las tasas impositivas y la administración tributaria son necesarias para sostener programas sociales e inversiones públicas que brinden salud, educación, infraestructura y otros servicios importantes para lograr el objetivo común de una sociedad próspera, funcional y ordenada.

El esfuerzo fiscal es, al final, un elemento clave en el contrato social entre los ciudadanos, las empresas y la economía. ¿Tienes tus finanzas al día? ¿Sabes cómo mejorar su gestión?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.