El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Fases del proceso de selección de personal: cómo influyen en la marca empleadora

Una marca empleadora fuerte tiene un impacto directo en la adquisición de talento a lo largo de las diferentes fases del proceso de selección de personal. Las empresas con mejor reputación tienen empleados de mayor calidad y más satisfechos. Además, la experiencia del candidato mejora significativamente y eso ayuda a la organización a retener a los empleados durante más tiempo en plantilla.

 

Descargar guía gratuita

¿Qué es la marca empleadora?

La marca empleadora es un término que se refiere a describir la reputación y popularidad de la empresa desde la perspectiva de un empleado potencial y describe los valores que la organización comparte con sus empleados.

 

Tener una marca empleadora fuerte es fuente de oportunidades, ya que se utiliza para presentar a la compañía como un gran lugar para trabajar, pero también para comunicarse con los empleados actuales, así como para atraer nuevos trabajadores, generalmente buscadores de empleo pasivos.

 

La marca empleadora debe basarse en los valores, la visión y la misión de la empresa y, a la vez, tiene que proporcionar respuestas precisas y claras a cuestiones acerca del salario, los beneficios, las posibilidades de carrera, el entorno de trabajo o la cultura corporativa.

 

El employer branding ayuda a presentar a la empresa como un empleador deseable en todas las fases del proceso de selección de personal, pero, para ello, antes de diseñar una estrategia de marca empleadora hay que tener clara la respuesta a algunas preguntas:

 

  • ¿Qué posiciones necesita ocupar (ahora y en el futuro)?
  • ¿Quién es el candidato ideal?
  • ¿Qué hace que la empresa sea de verdad un empleador excepcional?
  • ¿Por qué el candidato ideal querría trabajar para su empresa?

Influencia positiva sobre el candidato en las diferentes fases del proceso de selección de personal

Cada una de las fases del proceso de selección de personal está marcada por distintas decisiones y todas ellas deben estar contempladas en una buena planificación.

Entre los puntos más importantes a tener en cuenta se encuentran los siguientes:

 

  1. Definir los objetivos de marca empleadora, para tener claro lo que se espera conseguir. Estas metas pueden variar dependiendo de la organización, ya que habrá algunas que busquen obtener un gran volumen de candidatos, otras prefieran menos, pero de mayor calidad, algunas empresas querrán aumentar el compromiso en línea o la conciencia de marca empleadora.
  2. Identificar al candidato ideal. No se puede recorrer las distintas fases del proceso de selección de personal sin conocer este perfil, cuya definición es crucial para diseñar mensajes dirigidos a los candidatos que se desea atraer.
  3. Definir la propuesta de valor para el empleado en base a los factores que más han influido en otras iniciativas de reclutamiento haciendo que los candidatos elijan a la empresa y considerando también, más allá de las fases del proceso de selección de personal, por qué se quedan en la empresa después, qué es lo que más les gusta de ella como empleadora.
  4. Definir los canales para promocionar la marca empleadora. Cada uno de los puntos de contacto con los candidatos antes de que se produzca la contratación es un canal que puede utilizarse para promocionar la marca empleadora.

¿Ya sabes cómo sacar todo el partido a cada una de las fases del proceso de selección de personal? ¿Tienes tu marca empleadora a punto?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.