La filosofía Lean está detrás de la gestión ajustada, un modelo de management que impulsa la creación de valor. Lo consigue eliminando el desperdicio. ¿Alguna vez te has preguntado de dónde vienen exactamente los ingresos de la empresa? Todo lo que no está incluido en la categoría de creación de valor para la empresa se considera un desperdicio, algo prescindible.

Descargar guía gratuita:

¿Qué meta persiguen las empresas que aplican la filosofía Lean?

El objetivo de la filosofía Lean es aumentar el valor generado por la organización, desarrollando procesos orientados hacia el éxito continuo. Muchas veces, la visión que lleva a conseguirlo es la que parte de la perspectiva del cliente, a quien se respeta como una de las partes interesadas más importantes.

Otra de las metas que persigue este tipo de gestión es maximizar las ganancias aumentando el valor en los productos y / o procesos.

La gestión ajustada implica una gran cantidad de análisis de procesos, la adición de perspectivas de varios líderes de la organización y el mapeo de los procesos que se agregan a la empresa. El éxito llega antes cuando los procesos de gestión se acompañan de planes estructurados que permiten monitorizar el progreso.

¿Cuáles son los beneficios de Lean Management?

Las ventajas de Lean se empiezan a notar pronto y pueden dar un giro a los resultados de la empresa. Este cambio a mejor tiene que ver con estos 6 beneficios:

  • Reducción de costes. El control impulsado por las prácticas Lean ayudan a disminuir los gastos, permitiendo que todo ese ahorro se pueda agregar a las ganancias.
  • Interacciones mejoradas con el cliente. La gestión Lean comienza con el punto de vista del cliente en mente. La forma en que se comunican con el personal, la capacidad de respuesta a sus inquietudes y su experiencia con el producto son algunos de los principales impulsores de la filosofía Lean, que, en la práctica reduce el derroche y aumenta el valor.
  • Introducción a un sistema de gestión de inventario «Push & Pull«. Los gastos de la empresa pueden inflarse si los líderes no prestan atención a cómo se acumula el inventario. Lean previene ese tipo de complicaciones puesto que, desde este enfoque, las etapas de producción posteriores determinan lo que sucede en los procesos anteriores. Esto puede ayudar a las empresas a prevenir el problema de la sobreproducción y evitarles pagar un coste de mantenimiento más alto, algo que consiguen cuando solo se abastecen de lo que necesitan.
  • Impulso a la calidad. En el marco de la filosofía Lean se presta mucha atención a los detalles. El objetivo es disminuir el número de defectos y reelaboraciones en los productos, aunque la consecuencia es que los procesos se optimizan y se evitan los errores.
  • Cultura de mejora continua. Cuando una empresa comprende la importancia de la gestión Lean y comienza a implementar la estrategia, se extiende una nueva forma de pensar por toda la empresa. Los trabajadores están más abiertos a la mejora y buscan formas de hacer que su labor genera aún mayor valor.
  • Mejora de la motivación de la plantilla. Dado que la gestión Lean favorece un enfoque en el que los gerentes se comunican regularmente con los empleados sobre su trabajo y su proceso, los trabajadores pueden sentir que están capacitados para tomar mejores decisiones y que la empresa les tiene en cuenta. Esto aumenta su satisfacción laboral e impulsa su moral.

A pesar de los beneficios, en la práctica, la filosofía Lean puede implicar algunos retos, como la resistencia al cambio en las etapas iniciales de implementación, la tentación de estructurar en exceso los procesos o los inconvenientes relacionados con la gestión de inventario, que puede dificultar la entrega de los productos de manera rápida y eficiente. Pero, aun teniéndolos en cuenta, la filosofía Lean, seguramente, te interesa.

Guía
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.