El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Flexibilidad horaria y otras formas de batir el récord de productividad

La flexibilidad horaria reduce el estrés, mejora la conciliación de la vida familiar y laboral, permite a los trabajadores disfrutar de la autonomía que desean y convierte el lugar de trabajo en un entorno más amable, donde se disfruta del buen ambiente. Todo esto repercute en una subida del rendimiento.

 

New Call-to-action
Los trabajadores elevan sus niveles de productividad como consecuencia de un aumento en la motivación y una mayor satisfacción en sus tareas diarias. Pero ni todo lo que rodea a la flexibilidad horaria siempre es positivo, ni es la única forma de batir el récord de productividad en tu organización.

Cómo aplicar la flexibilidad horaria

La flexibilidad horaria puede convertirse en un arma de doble filo y, en vez de acercarte al objetivo que deseas, alejarte de él. Puedes evitarlo si tienes en cuenta las siguientes medidas:

  • Evalúa en qué proporción compensa instaurar la flexibilidad horaria: deja que exista esta libertad, pero que no se convierta en una estrategia de teletrabajo permanente, ni implique que todas las personas puedan salir una hora antes cada día de la semana. Pequeñas dosis son más efectivas y te dan la opción de introducir otras ventajas para tu plantilla, como el ticket restaurante o el ticket guardería, por ejemplo.
  • Evita aplicar las políticas de flexibilidad horaria de forma selectiva: abrir la opción de la flexibilidad horaria sólo a los trabajadores que sean padres y madres es una forma de discriminar a los que no tienen hijos. Promueve la igualdad de trato y ten en cuenta los nuevos modelos de familia que existen hoy día y sus diferentes necesidades.
  • No conviertas la flexibilidad horaria en una norma general: habrá sectores de la plantilla que prefieran una jornada tradicional y debes asegurarte de que también puedan ver satisfechas sus preferencias.

Cuando apliques la flexibilidad horaria bien entendida, tanto el equipo como el negocio se verán beneficiados. Pero, si quieres impulsar aún más el rendimiento en la oficina, considera implementar también otras políticas, como las que te proponemos a continuación.

Estrategias que aumentan la productividad en el lugar de trabajo

En un entorno moldeable, más adaptativo y dinámico, influyen muchas variables, no sólo la del tiempo. Por eso, además de la flexibilidad horaria, puedes promover la flexibilidad en:

El lugar de trabajo: no hace falta transformar toda la oficina y convertirla en un clon de la de Google. Basta con empezar por crear áreas abiertas que fomenten el intercambio de ideas y la colaboración.

El puesto de trabajo: la ergonomía es un derecho de los trabajadores, pero, además, el bienestar físico incide directamente en su rendimiento. Garantiza que adoptan la posición correcta, la que prefieren en cada momento, con mobiliario de oficina ajustable. No te quedes en la silla y el reposapiés y considera incluir nuevas mesas regulables en altura, para darles la opción de trabajar también de pie.

Cada trabajador: sí, puedes ayudarles a ser más flexibles, más elásticos y a estar más sanos. Promueve iniciativas deportivas (una carrera solidaria, por ejemplo), regálales descuentos para gimnasios o descuentos en la inscripción en algún club de running y apóyales, mostrando interés en sus aficiones deportivas.

¿Listo para una nueva forma de entender la flexibilidad horaria? ¿Ya estás aplicando alguna de las políticas de flexibilidad que mejor la complementan?

Descargar guía gratuita

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.