El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Flujo de caja libre: definición, importancia y cálculo

Los inversores inteligentes prefieren a las empresas que producen gran cantidad de flujo de caja libre. Este flujo de efectivo es prueba de la capacidad de una empresa para pagar deudas, dividendos, recomprar acciones y facilitar el crecimiento de sus operaciones. Se trata de aspectos importantes todos ellos desde la perspectiva del empresario, pero también factores a tener en cuenta a la hora de invertir en un negocio.

Descargar guía gratuita:

Qué es el flujo de caja libre

El flujo de caja libre representa el efectivo que una empresa puede generar después de disponer del dinero requerido para mantener o ampliar su base de activos, respaldando sus operaciones. Podría decirse que este flujo de capital representa una medida de la rentabilidad que excluye los gastos no monetarios del estado de resultados e incluye el gasto en equipos y activos, así como también los cambios en el capital de trabajo. En esto se diferencia de las ganancias o el ingreso neto.

 

Para entender mejor qué es el flujo de caja libre hay que tener en cuenta dos cuestiones:

 

  1. Que los pagos de intereses están excluidos de la definición generalmente aceptada de esta medida.
  2. Que, de manera similar a lo que ocurre en el caso de las ventas y ganancias, el flujo de caja libre a menudo se evalúa por acción, para analizar el efecto de la dilución.

Cómo calcular el flujo de caja libre

El flujo de caja libre se puede calcular restando al flujo de caja operativo los gastos de capital, lo que supondría sumar al beneficio neto la amortización y restarle al resultado la inversión en necesidades operativas de fondos y la inversión en activos fijos.

 

Cuando el flujo de caja libre es positivo, indica que la empresa está generando más efectivo del que se necesita para la gestión y se reinvierte para hacer crecer el negocio. Las empresas también pueden aumentar temporalmente este flujo de efectivo extendiendo sus pagos, ajustando las políticas de cobro y agotando los inventarios.

 

Por el contrario, el flujo de caja libre negativo revela que la empresa no puede generar suficiente efectivo para respaldar el negocio.

No obstante, por su naturaleza, algunos gastos para bienes de capital pueden ser poco frecuentes, pero costosos cuando ocurren, lo que da una pista acerca de que el flujo de caja libre puede llegar a ser muy diferente de un año a otro. Por lo tanto, los inversionistas deben estar atentos a las compañías con altos niveles de flujo de caja libre, ya que ello podría significar que estuviesen reportando menos gastos de capital e investigación y desarrollo.

¿Por qué el flujo de caja libre es tan relevante para la empresa?

El flujo de caja libre es importante porque permite a la empresa buscar oportunidades que mejoren el valor para los accionistas. Sin efectivo, es difícil desarrollar nuevos productos, realizar adquisiciones, pagar dividendos y reducir la deuda.

 

Algunos inversionistas prefieren usar el flujo de efectivo libre en lugar del ingreso neto para medir el desempeño financiero de una compañía, porque el flujo de efectivo libre es más difícil de manipular que el ingreso neto.

Además, es importante tener en cuenta que el flujo de caja libre negativo no es malo en sí mismo; puesto que podría ser señal de que la empresa está haciendo grandes inversiones. Y, si estas inversiones obtienen un alto rendimiento, la estrategia tiene el potencial de amortizarse a largo plazo.

Guia tips financieros para autonomos

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.