Cómo reducir el estrés en el trabajo
14 de Octubre de 2015
El 40% de los empleados admite haber sufrido estrés en el trabajo durante el último año. ¿Sabes cómo reducirlo?
El 40% de los trabajadores admite haber sufrido estrés laboral durante el último año. Sus síntomas más notables son alteraciones de sueño y apetito, trastornos musculares y problemas digestivos, entre otros.
Es cierto que sin cierto grado de estrés nuestra capacidad de adaptación a los cambios es menor. Sin embargo, el exceso prolongado al mismo puede desembocar en patologías tanto físicas como mentales que afectarán a nuestra productividad.
Debemos saber mantener a raya el estrés. Te damos 4 formas de reducir el estrés en el trabajo:
1. Localiza la fuente de tu estrés
Todo estrés tiene un foco de origen, y en el trabajo no es fácil descubrir cuál es. La carga de trabajo, la relación con tus compañeros, superiores o subordinados o la presión por alcanzar los objetivos establecidos suelen ser los focos más comunes de estrés. Una vez localizado el problema, deberás actuar en consecuencia y optimizar aquello que deba ser mejorado.
2. Organiza tu día a día y prioriza lo importante
El orden ayuda a mantener las cosas bajo control. Esto, sin duda, es esencial para que nuestros niveles de estrés no se disparen. Una vez organizado todo, es momento de priorizar tus actividades para realizar en primer lugar aquellas más importantes o, al menos, que tengan más sentido de ser realizadas en primer lugar. Puedes utilizar el sistema de organización que quieras, pero evita aquellos complicados que te generen más estrés aún. A veces, lo más sencillo es lo más efectivo.
3. Haz ejercicio físico
La actividad física es clave para reducir el estrés laboral. Expertos afirman que 20 minutos al día son suficientes para lograrlo. Elige el deporte que más te guste, desde ejercicios de interior como yoga o spinning, hasta algo más enérgico como crossfit. Eso sí, en el tiempo que dediques a ejercitarte olvídate del móvil, de los emails y de cualquier cosa relacionada con el trabajo. Desconectar es clave.
4. Aprende a relajarte tu mismo
Cuando notes que la ansiedad o tu enfado empieza a ser demasiado alto, tómate un respiro y tranquilizate. Un paseo fuera de la oficina o una serie de respiraciones profundas puede ser suficiente para lograrlo.
Manejar el nivel de estrés que puedes soportar está en tus manos. Seguro que siguiendo estos 4 consejos poco a poco mejorará tu capacidad para mantener el estrés bajo control.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.