A pesar de las diferencias, de IAE a CNAE hay un punto importante en común, que en ambos casos estos códigos giran alrededor de las Actividades Económicas. Seguramente, ya tuviste que utilizar uno de ellos a la hora de proceder al registro de tu sociedad.

Da el salto con Ticket Restaurant HAZ TU PRIMER PEDIDO AQUÍ

Diferencias de IAE a CNAE

El IAE es un impuesto, el de Actividades Económicas; mientras que el CNAE es un código que surge a efectos de clasificación. Mientras que puede haber casos exentos a pagar el IAE, no puede haber empresas que queden fuera del CNAE.

En España, el CNAE está impulsado por el Instituto Nacional de Estadística, aunque, este código tiene un homólogo europeo, con las mismas letras pero distintas siglas: el NACE (Nomenclatura de Actividades económicas de la Comunidad Europea).

El IAE se organizan en 3 secciones que corresponden a actividades empresariales, profesionales y artísticas. Estas, a su vez, se clasificará en función de distintas divisiones. Cada división se descompone en Sectores Generales y, de ahí se accede a un nivel más específico, donde se habla de Actividades Generales; el último estadio antes de llegar a la concreción de las Actividades Específicas.

Por su parte, el CNAE está formado por 4 niveles. El más general es el grupo y, de ahí se va avanzando hacia datos más específicos acerca de la actividad, con el subgrupo, el grupo secundario, y, por último, la categoría.

Epígrafes y códigos

Para pasar de IAE a CNAE, primero es necesario conocer datos como los epígrafes o los códigos. Estos pueden encontrarse en las siguientes fuentes:

Objetivos del IAE y CNAE

El objetivo que se persigue con el IAE es clasificar las actividades empresariales y profesionales, para poder determinar si están exentas de IVA o si, por el contrario, se consideran sujetas a IVA. El IAE tiene una finalidad tributaria y forma parte del proceso de inscripción de una sociedad en el Registro.

El CNAE es también un código numérico, aunque la meta que persigue es muy diferente. Esta combinación de cifras sirve a un propósito estadístico y busca normalizar los datos para mejorar los análisis que se hacen del tejido empresarial a nivel nacional y comunitario. Gracias a la codificación se facilitan las comparativas y la aplicación de parámetros para conducir diferentes estudios financieros o de otros tipos.

En cualquier caso, no es necesario pasar de IAE a CNAE puesto que, en internet es posible encontrar conversores y herramientas gratuitas en línea que simplifican el proceso de búsqueda y permiten averiguar qué código y epígrafe corresponde a quién.

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.