Más allá de ocupar portadas en periódicos y cabeceras de informativos, los problemas que plantea el Brexit son muy reales para las empresas que operan tanto en Reino Unido como en la Unión Europea y, en concreto, en el ámbito de Recursos Humanos es donde se plantean mayores dificultades para las compañías, ya que los costes pueden ser excepcionalmente elevados, tanto económicos como sociales

Descargar guía gratuita

Brexit duro o Brexit blando

Lo primero que hay que tener en cuenta es que todas las medidas que puedan tomar actualmente las empresas estarán en un limbo jurídico hasta que se conozcan las condiciones exactas de la salida de la Unión. Naturalmente, si se tiene que escoger entre un Brexit duro o uno blando, todas las compañías optarán por el segundo, ya que es el que más facilidades ofrece y el que menor cambio supondrá en el mercado laboral del continente y las islas. Sin embargo, la realidad es que la decisión de si el Brexit finalmente tendrá un mayor o menor impacto no depende de las empresas, sino de agentes políticos que operan en esferas donde las compañías tienen poco margen de maniobra. De este modo, lo único que el sector empresarial puede hacer a día de hoy es prepararse lo mejor posible con la escasa información segura de la que dispone

Brexit y Recursos Humanos

El impacto que tendrá el Brexit en el ámbito de los Recursos Humanos es tan elevado porque implica desmantelar el sistema de seguridad jurídica en que operaban todos los agentes implicados hasta el momento. En la práctica esto significa que los trabajadores europeos residentes en Reino Unido pueden perder derechos que hasta ahora daban por sentados y viceversa, lo que implica un problema a la hora de gestionar los equipos formados por estos trabajadores que tendrá importantes costes económicos y sociales, tanto para empresas como para los propios trabajadores. 

Seguridad Social, pensiones y movilidad

Aunque el impacto del Brexit en los recursos humanos de las compañías es muy amplio, los principales problemas se localizan estas tres áreas. 

Seguridad Social

Hasta ahora, los trabajadores británicos desplazados en territorio europeo y viceversa tenían acceso al sistema público de salud de los países anfitriones. Sin embargo, con la llegada del Brexit, esto puede cambiar, especialmente si finalmente se lleva a cabo un Brexit duro y sin acuerdo. En la práctica esto significaría que millones de personas desplazas podrían quedarse sin cobertura sanitaria de la noche a la mañana. 

Pensiones 

Otro de los caballos de batalla que relacionan Brexit y gestión de recursos humanos son las pensiones. Actualmente, las cotizaciones que los trabajadores realizan y que garantizan su pensión de jubilación están protegidas por la legislación del mercado común. Sin embargo, después de Brexit, podría darse la situación de que las cotizaciones realizadas por ciudadanos desplazados de sus países de origen no respondieran al mismo marco jurídico, poniendo en riesgo la estabilidad de los planes de jubilación de los trabajadores afectados. 

Movilidad

Finalmente, el otro gran problema que plantea la salida de Reino Unido de la Unión Europea estriba en qué va a pasar con la libertad de circulación de personas vigente hasta ahora en territorio europeo. Al quedar fuera de la Unión, las fronteras entre Reino Unido y el resto del territorio europeo volverían a estar vigentes, obligando a reformular los visados y las aduanas entre ambas entidades políticas, lo que además plantea un serio problema en la frontera de Irlanda del Norte, la única frontera terrestre de Reino Unido con la Unión Europea después de consolidarse el Brexit. 

Plan de contingencia de las empresas

A pesar de la incertidumbre que caracteriza la situación, la mayoría de las empresas que se verán afectadas ya están tomando medidas encaminadas a reducir o minimizar el impacto que tendrá el Brexit, tanto si finalmente se lleva a cabo con acuerdo como sin él. En este sentido, cada compañía enfoca la salida de Reino Unido de forma diferente, pero todas coinciden en establecer un plan de contingencia que se vea reforzado con medidas concretas que ayuden a sortear los daños generados con el menor impacto posible. 
En este sentido, una de las medidas que algunas empresas están tomando es fomentar soluciones como la Retribución Flexible, que permite la conversión de parte del salario del empleado en distintos beneficios sociales, y que aportan mayor poder adquisitivo al trabajador. Por ejemplo, se podría utilizar la Retribución Flexible para costear el precio de un seguro privado de salud, lo que aportaría mayor seguridad a los trabajadores que se vean afectados por el Brexit tanto en el territorio europeo como en el británico.

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.