Casi la totalidad de las empresas reconocen la importancia de la comunicación interna en la gestión, pero ¿creen los expertos que es también una de las primeras áreas en padecer el efecto de la tijera? Preguntamos a tres de ellos.

Las empresas coinciden en que la comunicación interna es esencial para que los equipos den lo mejor de sí mismos. Sin embargo, discrepan sobre el papel real que ocupa en las estrategias (y los presupuestos) corporativos. Lo que está claro es que aún queda mucho por hacer en esta materia. Es por ello que hemos consultado a 3 de los mejores expertos para que nos den su opinión al respecto.

La comunicación interna como herramienta estratégica

Núria Vilanova, presidenta y fundadora de Inforpress, afirma que la comunicación interna se ha consolidado como una herramienta estratégica esencial para el éxito de las organizaciones.

Vilanova explica por qué la comunicación interna es un elemento estratégico:

«Asistimos a la era del micropoder, un nuevo escenario en el que los colaboradores ya no son meros receptores de información. Participan activamente, asumen un rol destacado en la mejora de sus organizaciones, son los principales embajadores de la empresa, tanto interna como externamente. Involucrar al público interno y hacerles corresponsables del proyecto corporativo, será sólo posible si implantamos una cultura que propicie la comunicación y la participación».

La comunicación interna perdió peso con la crisis

Joan Elías, profesor de EADA Business School y la UAB, y autor de Más allá de la comunicación interna, opina que la crisis ha hecho que la comunicación interna perdiera peso:

«A principios del siglo XXI, la comunicación interna tenía cierta importancia en la empresa española. Sin embargo, con la aparición de la crisis en el año 2007, dejó paso a otras preocupaciones. Ahora, las empresas que se fusionan, tramitan un ERE o caen en crisis, contratan a conferenciantes para trasmitir los mensajes de la nueva época. No hacen muchas cosas más».

 

Además, añade que en un mundo laboral donde se han perdido prestaciones sociales de verdadera importancia, la comunicación interna ha perdido sentido para los empresarios.

La comunicación interna sigue siendo la gran olvidada

Apasionado de la disciplina de la comunicación interna, Manuel Tessi afirma que sigue siendo la gran olvidada.

«En el año 2010 el CEF (Centro de Estudios Financieros de Madrid) consultó en España y Latinoamérica sobre las principales toxinas empresariales. Propuso treinta opciones diferentes para que los encuestados pudieran votar. Los trabajadores coincidieron en que la comunicación interna era la principal toxina de las empresas de habla hispana».

Además, para Tessi es de las primeras áreas que se recortan y a la que menos recursos se le asignan.

Insiste en que los escasos presupuestos que recibe la especialidad no son invertidos de la manera más conveniente:

«En general los recursos se destinan a producir más y mejores medios no presenciales o una mayor cantidad de mensajes escritos. Sin embargo las tendencias mundiales demuestran claramente que los trabajadores piden mayor diálogo presencial y más escucha cara a cara para mejorar la comunicación (en particular de su supervisor inmediato)».

Caso práctico: LG Electronics España

Para Carlos Olave, Director de Recursos Humanos de LG Electronics España, la comunicación interna es un área irrenunciable en cualquier empresa de éxito.

Olave cree que no se otorga suficiente importancia a su sistematización y profesionalización:

«En LG tratamos la comunicación interna de una manera integral y holística situándola como una habilidad fundamental de nuestros líderes y entendiéndola desde una doble perspectiva: hablar y escuchar. Igualmente, apostamos por la coherencia entre la comunicación externa -a clientes y consumidores- y la interna -a nuestros empleados-«.

 

Ante una posible reducción del presupuesto, Olave señala:

«Hay que buscar fórmulas alternativas, ser más creativos e innovadores, pero no debemos recortar en una herramienta que creo que es importante en la consecución de los objetivos de negocio. No en vano, los empleados son los primeros embajadores del producto. Una comunicación interna abierta, que sea fluida y bidireccional contribuye a dar credibilidad a los líderes y a consolidar los equipos».

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.