El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

Impuestos directos e indirectos: cómo afectan a tu negocio

El impuesto de sucesiones, el de sociedades o el de la renta de las personas físicas (IRPF) son ejemplos de impuestos directos. A diferencia de otra clase de tributos, como por ejemplo, el IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), un impuesto indirecto que establece los porcentajes del gravamen en función del objeto gravado, en el caso de los impuestos directos son las circunstancias particulares de la persona las que condicionan la cuantía con la que deberá contribuir con el devengo.

 

Descargar guía gratuita:

Características de los impuestos indirectos

Volviendo a la comparación con el impuesto directo más conocido, el IVA, el momento de tributar es una característica que define a los impuestos directos.

 

Así como en el pago del IVA, el único condicionante es el momento en que se produce una transacción gravada, como puede ser la compra de un bien o el contrato de un servicio, en el caso de los impuestos indirectos se establece un plazo de tiempo específico en el que el sujeto obligado deberá cumplir con el pago que le corresponda hacer.

 

Otra singularidad de los impuestos indirectos es su carácter progresivo. Con el IVA, las diferencias se establecen en función del objeto, por ejemplo, artículos de primera necesidad tienen un gravamen inferior. Así, al comprar huevos se paga un 4% mientras que el porcentaje en el caso de la compra de un automóvil es del 21%. Sin embargo, los impuestos indirectos personalizan la cuantía de forma que, quien más gana y más dinero tiene, deberá contribuir con una mayor aportación.

Tipos de impuestos indirectos

Existen distintos impuestos indirectos, entre los que destacan los siguientes seis:

 

  1. Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF).
  2. Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE).
  3. Impuesto sobre la Renta de No Residentes.
  4. Impuesto sobre Sucesiones o Donaciones.
  5. Impuesto sobre Sociedades.
  6. Impuesto sobre el Patrimonio.

Cómo impulsar el ahorro con una gestión adecuada

Existen soluciones al alcance de grandes empresas, PYMEs y autónomos que ayudan a impulsar el ahorro promoviendo una mejor gestión. Entre ellas se encuentran las siguientes:

 

  • Ticket Gasolina. Se trata de una solución pensada para ayudar a las empresas a reducir sus costes de carburante. Además de estar asociada a descuentos directos en los repostajes en diferentes gasolineras, también facilita deducirse los impuestos indirectos derivados del gasto en gasolina, ya que centraliza todas las facturas en una sola que hace más sencillo desgravarse el IVA.
  • Corporate. Es una solución que busca fomentar el ahorro y proporcionar un mayor control sobre la gestión a las organizaciones. Está planteada como una herramienta integral que facilita la digitalización de las notas de gasto, simplificando el proceso de deducción del IVA. Entre sus ventajas se encuentran la sencilla integración con el sistema de contabilidad de la empresa y su app, cómoda e intuitiva.

Si bien estas soluciones no pueden reducir las cuantías a pagar correspondientes a los impuestos directos, sí que contribuyen a no dejar de deducir ni un solo euro en lo referente a los impuestos indirectos, lo que impulsa el ahorro en la empresa.

Guia tips financieros para autonomos

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.