El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

Ingresos pasivos: qué son y cómo generarlos

La mayoría de fuentes de ingresos pasivos requieren una inversión inicial y mucha paciencia al principio. Después de un tiempo y un arduo trabajo, estas fuentes de ingresos comienzan a desarrollarse y pueden mantenerse, lo que brinda al negocio ingresos consistentes sin demasiado esfuerzo.

Se trata de una estrategia interesante para las PYMEs, ya que agregar flujos de ingresos pasivos a su cartera puede ayudar a aumentar las ganancias y acelerar la consecución de los objetivos financieros planteados. Así, por ejemplo, se puede recurrir a los flujos de ingresos pasivos para sufragar alguna la deuda o lograr la independencia financiera más rápidamente.

¿Cómo empezar a obtener ingresos pasivos?

Lo primero que hace falta tener claro para comenzar a obtener ingresos pasivos es pensar de dónde conseguirlos. Existe una amplia variedad de posibilidades y, por eso, cuantas más opciones se tengan, más sencillo será elegir las que resultan más cómodas de gestionar y rentables de poner en marcha para el negocio.

New Call-to-action

Entre las fuentes de ingresos pasivos más populares se encuentran las siguientes:

1. Dividendos.

2. Préstamos de igual a igual.

3. Alquiler de propiedades inmobiliarias.

4. Cuentas de ahorro de alto rendimiento.

5. Refinanciamiento de la hipoteca.

6. Anualidades.

7. Inversión en el mercado de valores.

8. Cobro de deudas.

9. Inversión en startups.

10. Affiliate marketing.

11. Oferta de cursos online en base al expertise de la empresa.

12. Venta de ebooks donde se ofrezca contenido de valor que resuelva las dudas y necesidades de los usuarios.

13. Creación de una aplicación.

14. Uso de soluciones que impulsan el ahorro (por ejemplo, facilitando la recuperación del IVA).

Como se puede desprender de todas estas opciones, aunque la palabra «pasivo» que define a este tipo de ganancias podría hacer pensar que se trata de un flujo de dinero que llega sin tener que hacer nada, esto no es así.

Lo cierto es que todos los flujos de ingresos pasivos requieren, al menos, de uno de los siguientes dos elementos:

1) Una inversión monetaria inicial, que puede ser más o menos significativa.

2) Una inversión de tiempo inicial, aunque sea mínima.

No se puede obtener ingresos residuales sin estar dispuesto a comprometerse en uno de estos dos requisitos y, por eso, merece la pena saber elegir la fuente más apropiada para el negocio.

Por ejemplo, entre los ingresos pasivos que requieren una inversión monetaria inicial destacarían las acciones o el alquiler de espacio para el almacenamiento. Esta opción puede probarse sin gasto monetario entrando a formar parte de la red de puntos de recogida de Amazon; alternativa que implicaría la inversión en tiempo.

Muchos empresarios de PYMEs preferirán ajustar al máximo el gasto y, por eso, se decantarán directamente por los ingresos pasivos que pueden fomentar sin inversión previa. En este caso, algunas de las opciones prioritarias serían los cursos en línea o ebooks o, la alternativa más extendida, por su comodidad, la implementación de soluciones que permiten recuperar el IVA, como Corporate, que ayuda a recuperar el de las comidas de empresa o Ticket Gasolina, que facilita la devolución del gastado en carburante. Ambas soluciones toman apenas unos minutos para ser instaladas y cuentan con una app que facilita la gestión y la movilidad.

New Call-to-action


Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.