Es indudable la importancia de la estrategia, o la necesidad de asegurar la eficiencia operativa, sin embargo, pocas cosas pueden eclipsar a la innovación empresarial cuando se trata de cautivar a clientes y atraer talento a la organización. Las empresas tienen éxito porque ofrecen un producto o servicio que los clientes consideran irresistible, posicionándose así como referente y, al mismo tiempo, utilizando su creatividad como un imán para llenar la plantilla con los mejores perfiles profesionales.

New Call-to-action

Los dos componentes de la innovación empresarial

¿Sabes cómo conseguir que tu producto sea el que las masas prefieren a cualquier otro? ¿Tienes la clave para marcar la diferencia con tu servicio? ¿Sabes cómo hacer para que tus empleados sean la razón de tu éxito presente y futuro? La respuesta a todas estas cuestiones es la misma: innovación empresarial.

Las empresas dedican mucho tiempo, esfuerzo y recursos a alcanzar el éxito, pero para ello necesitan desarrollar un producto o servicio que tenga más valor para el cliente que el dinero que está dispuesto a pagar por él. La oferta debe percibirse como de valor superior también a los productos de la competencia. Así, el negocio se diferencia y destaca de entre el resto, lo que supone un importante aliciente para el talento, que suele decantarse invariablemente por compañías que arriesgan, destacan por su creatividad y que están comprometidas con su futuro.

Para ser irresistible hace falta combinar con acierto dos componentes:

  • Creatividad.
  • Trabajo minucioso.

Abrazar la innovación empresarial implica buscar nuevos caminos y probar fórmulas alternativas, sin miedo a que el resultado no sea exactamente el esperado. La adaptabilidad es una cualidad que diferencia a los líderes de los rezagados en el mercado, ya que sólo aquéllos, gracias a su apuesta por lo novedoso y su búsqueda continua de formas de reinventarse, consiguen ajustar su oferta a la demanda y sus requisitos. Es por eso que el desarrollo de nuevos productos es tan crítico para el éxito empresarial.

Cómo atraer nuevos clientes y más talento con la innovación empresarial

Quienes piensan que la innovación empresarial equivale a esperar a que los clientes acudan a negocio a pedir lo que quieren o a expresar sus quejas sobre lo que no les gusta de los productos existentes están muy equivocados.

Innovación empresarial es sinónimo de proactividad y, de la misma forma que esta capacidad tiene un alto componente de talento, también atrae talento, no hay más que ver el número de solicitudes para poder acceder a los programas de prácticas de Google, Apple o Amazon, unas cifras tan generosas como lo son las condiciones de trabajo de los privilegiados que entran a formar parte de estos internships. ¿Sería lo mismo si Google no destacase por lo innovador de sus espacios de trabajo? ¿Y si Apple no fuera un referente de la tecnología? Seguramente no. Tampoco el gigante del retail tendría la fama que hoy le precede si sus famosos robots, sus drones o sus soluciones en constante evolución para mejorar la experiencia del cliente.

La innovación empresarial parte de un compromiso con la búsqueda de la excelencia. Se forja gracias al conocimiento, el extraído de datos recopilados de las áreas de ventas o servicio al cliente, que se completa con información procedente de internet, de beacons en establecimientos físicos e incluso de los sensores del internet de las cosas; y se desarrolla por medio de un plan definido al detalle y del trabajo duro y meticulosamente organizado de un equipo competente, capaz y con ganas de obrar la transformación en el mercado, en la sociedad, desde su aportación.

 

Descargar el ebook
 

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.