Aunque no hayas cometido ningún error en tus declaraciones a la Agencia Tributaria, ni estés detrás de un fraude a la Autoridad, tu negocio puede convertirse en el siguiente objetivo de la Inspección de Hacienda. La Agencia ha aumentado la frecuencia e intensidad de su control y, por eso, de forma aleatoria, selecciona empresas para examinar los tributos del negocio en determinados ejercicios.

¿Has recibido ya una notificación de la Agencia Tributaria? ¿Quieres estar bien preparado por si llega la Inspección de Hacienda?

Descargar guía gratuita

Evita fallos en la siguiente Inspección de Hacienda

¿Sabías que no presentar la documentación y pruebas requeridas podría llevar a la Inspección de Hacienda a determinar que el negocio ha incumplido con sus obligaciones contables? Para evitar multas de entre el 50 y el 100% sobre la base de la cuantía y prevenir los problemas financieros y de imagen que una sanción de este tipo ocasionaría a la empresa hay que estar bien preparado.

Entre los documentos que la Inspección de Hacienda puede requerir se encuentran los siguientes:

  • Declaraciones presentadas en ejercicios anteriores, así como las autoliquidaciones.
  • Documentos contables, como libros, facturas, tickets y justificantes.
  • Comunicaciones de información presentada por la empresa a la Agencia Tributaria o cualquier solicitud presentadas en relación con algún tributo.
  • Archivos digitales e emails con trascendencia tributaria.

Está claro que llevar una contabilidad ordenada es tan importante como haber sido diligentes en lo que respecta a la conservación de tickets y justificantes. Pero no siempre es posible. Cuando la empresa crece ya no es el propietario el único que realiza compras, abona facturas o emplea la tarjeta del negocio. Comerciales, personal de mantenimiento y otros trabajadores en itinerancia realizan gastos en nombre de la empresa y sus facturas son enviadas al área contable, donde toda la información se registra.

Pero, como sucede en todo sistema no automatizado aparecen los errores. Las personas olvidamos los tickets en un mostrador, lavamos la ropa con ellos dentro, los perdemos o no los recogemos. En contabilidad, a veces se traspapelan los documentos, se mezclan los justificantes y se cometen errores al anotar los gastos e ingresos en los libros.

El resultado son unas cuentas que no cuadran y gastos injustificados. Ambas circunstancias hacen quedar mal a la empresa y, a la vista de una Inspección de Hacienda, la pueden poner en un aprieto.

La forma de evitar pasar por ese mal trago es la automatización. Optar por una solución como Corporate implica:

  1. Poder olvidarse de guardar los tickets y facturas.
  2. Evitar la desaparición de documentos importantes, puesto que desde la app se digitalizan todos estos recibos, que quedan guardados en una plataforma online.
  3. Tener la tranquilidad de estar empleando una herramienta con todas las garantías de aprobación de la Inspección de Hacienda, ya que se trata de un servicio certificado por la Agencia Tributaria.

Corporate unifica las notas de gasto y las almacena online, permitiendo imponer límites y establecer ajustes, facilitando la integración de los informes en los sistemas de inteligencia empresarial y facilitando también la recuperación del IVA.

¿Quieres ganar en tranquilidad? ¿Estás listo para una posible Inspección de Hacienda?

New Call-to-action

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.