Irse de vacaciones con los RR.HH. organizados

Irse de vacaciones significa prepararse para nuevas actividades, emoción y una lista de cosas por hacer que nos ayuda a evadirnos de la rutina. Sin embargo, para el responsable del área de RR.HH. equivale a hacer malabarismos con cientos de cosas diferentes para cerrar todos los temas abiertos a tiempo.

Hay tanto por hacer que conviene también tener claro lo que se debe evitar para poder irse de vacaciones dejando todo bien atado.

Descargar la guía gratuita "Claves para motivar a tus empleados y equipo de ventas"

Irse de vacaciones tranquilo es posible si evitas estos fallos

¿Planear el irse de vacaciones te parece misión imposible? Visualízate en tu lugar favorito, disfrutando del tiempo libre y rodeado de los tuyos, mientras tomas nota de algunos consejos que te facilitarán la recta final antes de tu merecido descanso:

1. No esperes que todo permanezca exactamente como lo dejaste

Si estás preparando el cronograma para que varias personas simultaneen sus días libres, cuenta con que puede ser que haya alguno más que pida permiso para irse de vacaciones. Cuando coordines actividades, prográmalas lo antes posible, ya que cuanto más esperes, menos probable será que puedas lograr el compromiso de los empleados. Por otra parte, recuerda que la productividad puede ser difícil de controlar durante las vacaciones. Asegúrate de establecer expectativas con anticipación y comunicarte con el personal para saber qué es realista. Los desafíos laborales que surgen cuando la gente no está en la oficina pueden ser frustrantes a corto plazo, pero brindar apoyo al equilibrio entre el trabajo y la vida de los empleados durante las vacaciones contribuye en gran medida a fortalecer la lealtad y la retención de la empresa. Recuerda eso cuando el lugar de trabajo parezca como un pueblo fantasma.

2. No te cargues con tareas innecesarias… ni sobrecargues al equipo con actividades irregulares

Por ejemplo, si todavía estás haciendo revisiones de rendimiento anuales, déjalas para otro momento. Hoy día, no solo está claro que la retroalimentación periódica es mejor para los empleados, sino que se ha demostrado que las revisiones anuales de desempeño causan un estrés innecesario a casi todos los involucrados. Todo lo que pueda esperar, mejor reprogramarlo.

3. No pierdas ni una oportunidad para fortalecer la cultura de empresa

Por muy ocupadas que sean las semanas antes de irse de vacaciones, también son un buen momento para cargarse de refuerzos positivos. Son momentos idóneos para fortalecer los lazos entre compañeros de trabajo y empleadores. Al planificar actividades, ten en cuenta los principales valores de la empresa y pregúntate: ¿Cómo apoyará esta actividad estos valores? ¿Cómo aumentará esta actividad el compromiso y la retención de los empleados? Por ejemplo, si uno de los valores de la organización es retribuir a la comunidad, asegúrate de programar algún tipo de actividad de servicio. Si uno de los valores de la empresa es mostrar agradecimiento, considera algún obsequio o bono indicado para las fechas; tal vez puedas ofrecer tiempo libre pagado adicional o un Ticket Regalo que se adapte a las necesidades individuales de los miembros de la plantilla.

Además de estos consejos, para que quede todo cerrado antes de irse de vacaciones es recomendable automatizar todas las tareas que sea posible. Las dietas, por ejemplo, la gestión de las notas de gastos e incluso la de las facturas de gasolina. Si cuentas con el apoyo de una solución que te facilite avanzar más rápido y sin errores, te encontrarás con que dispones de más tiempo para dedicar a los asuntos más relevantes y delicados.

New Call-to-action

Artículos relacionados

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.