¿Has contratado algún servicio o comprado algún producto relacionado con tu actividad empresarial? ¿Registraste ese gasto en tus libros de contabilidad? ¿Te has acordado de conservar la factura o justificante? Si has respondido afirmativamente a estas cuestiones tienes derecho a recuperar el IVA deducible.

Sin embargo, como casi todas las cuestiones de negocio, pocas veces se puede aplicar la regla de tres sin más. Puede suceder que falten datos en los tickets, que no se hayan contabilizado las facturas o que se hayan producido errores en la contabilidad que impidan recuperar el dinero. De todas estas cuestiones y de la forma más sencilla de evitar la pérdida del IVA deducible hablaremos en las siguientes líneas.

Descargar guía gratuita

Consejos para recuperar el IVA deducible sin perder ni un euro

Cada tres meses presentas el modelo 303 y surge una nueva oportunidad de recuperar un dinero que te corresponde. Lo suyo es solicitar la devolución del importe correspondiente a este impuesto que se ha abonado en los tres meses previos, aunque, es cierto que existe un plazo de hasta cuatro años para gestionar su recuperación.

Lo primero que hace falta para poder recuperar el IVA deducible es saber distinguir cuándo se nos ha gravado con este impuesto y qué hay que hacer al respecto. Consultar la Ley 37/ 1992, que es donde se regula el Impuesto sobre el Valor Añadido es la mejor forma de guiarse.

De su articulado se desprende que para considerar este impuesto como IVA deducible se deben reunir las siguientes condiciones:

  1. Que el gasto esté vinculado a la actividad empresarial. Un ejemplo de este gasto sería cualquiera de los denominados “de locomoción”.
  2. Que el gasto esté justificado y documentado. No valen los albaranes, ni tampoco las órdenes de compra, hace falta una factura original.
  3. Que conste en los libros contables y el registro de IVA del negocio como gasto. Allí, deberán recogerse todos los datos que la Ley considera necesarios, como el importe, la fecha y la empresa con la que se ha efectuado la transacción, entre otros.

Pese a que parece una labor que puede realizar de forma sistemática y que, aparentemente, no está revestida de mayor complejidad, en la práctica, lo que suele suceder es que los registros quedan incompletos a falta de información que nunca termina de llegar; se pierden las facturas en papel, que nunca terminan de entregarse a los responsables de la gestión contable o, lo que es peor, se producen errores humanos en la entrada de datos al ordenador, que dejan constancia de cifras que no corresponden con las de la factura original. El resultado es el mismo en todos los casos, que el empresario no puede recuperar el IVA deducible.

¿Cuántas veces te ha sucedido algo así? ¿A cuántos euros asciende la suma de todo el dinero perdido por esta causa?

Afortunadamente, la tecnología se pone de parte del negocio con soluciones que facilitan la gestión, automatizándola y simplificando el proceso de recuperación del IVA deducible, es lo que se consigue con la solución de gestión integral Corporate

Además, en el caso de los gastos de locomoción, Ticket Gasolina permite centralizar las facturas de esta partida de todos los empleados en itinerancia, automatizando su registro y consolidando una base de datos que, no solo mejora el control, sino que facilita la recuperación del IVA deducible, algo similar a lo que sucede con la solución Ticket Dietas, muy recomendable para empresas con estrategias de movilidad en marcha.

¿Sabías que esta solución incluye descuentos interesantes en los repostajes?

New Call-to-action
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.