El blog de Edenred: el impulso para tu empresa

IVA exento: qué es y cómo afecta a la declaración

Cada tres meses y también con una periodicidad anual haces la declaración de IVA de tu empresa, abonando a Hacienda la diferencia entre el IVA repercutido y el cobrado. Pero has de tener en cuenta el IVA exento, porque existen actividades que no llevan asociada esta obligación tributaria.

¿Sabes qué implica esa exención y a qué casos se aplica? En las siguientes líneas podrás acceder a la definición de IVA exento y a una completa explicación que te ayudará a entender mejor cómo afecta esta exención del tributo a la declaración del impuesto.

Descargar guía gratuita "Claves para mejorar el control de gastos de los  empleados en una PYME"

¿Qué es el IVA exento?

El IVA exento es como se denomina a una operación empresarial que queda fuera del ámbito de aplicación del impuesto. En la Ley 37/1992 se publica una lista detallada de este tipo de actividades, que no necesitan incluirse en la declaración a Hacienda que mencionábamos al principio de este post.

Es importante especificar que el IVA exento no significa que ese impuesto no exista, sino que la operación así calificada se exime de la obligación de tributar.

¿Qué operaciones tienen el IVA exento?

Existen muchas operaciones con el IVA exento y puede que en los próximos meses vayas a realizar algunas en tu negocio. ¿Quieres conocer todas las actividades con el IVA exento? Consulta el texto íntegro de la ley en el BOE.

A partir del artículo 20 (incluido) encontrarás todos los supuestos en los que la Ley confirma la exención.

Descargar guía «15 tips de finanzas para micropymes»

Declaración e IVA exento

Si solo has trabajado en una actividad exenta debes presentar el modelo 303 a cero, ya que no has soportado ningún IVA (lo que no significa sin actividad, solo sin tributo). La excepción es que tengas una única actividad y se le aplique la exención, ya que, en ese caso, habría que darse de alta en el modelo 036 y no haría falta presentar el 303.

Lo que sí se tiene obligación de presentar en ambos casos es el modelo 130, si no has retenido en las facturas el impuesto sobre la renta de las personas físicas.

La declaración del IVA exento plantea a veces un problema a empresarios que están registrados con epígrafes correspondientes a actividades distintas. En ese caso, se declara la actividad obligada a tributar en el modelo 303, dejando la exenta a 0. 

A continuación, habría que contabilizar el total facturado, incluyendo el de las actividades exentas, para hacerlo constar en el modelo 390. De esta manera, con una periodicidad anual se marca la casilla correspondiente al total de actividades exentas de IVA, especificando el cómputo global por los doces meses.

Por último, te faltaría completar el modelo 130 de IRPF. Es tu obligación siempre que no hayas retenido el impuesto en, al menos, 7 de cada 10 facturas realizadas. Eso sí, en el caso de que hayas practicado esta retención en la totalidad de la facturación, no necesitarás presentar este modelo.

Claves para  mejorar el control de gastos de los empleados en una PYME
Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.