El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

IVA soportado y repercutido: cómo lograr que te salgan las cuentas

Todas las empresas que comercializan productos o servicios se encuentran con la necesidad de gestionar de formas distintas el IVA soportado y repercutido. El IVA repercutido se tiene que declarar y es un dinero que, si bien ingresa en la cuenta de la empresa, no le pertenece, puesto que deberá devolverse íntegramente a la Administración.

Descargar guía gratuita:
Sin embargo, sobre el IVA soportado existe un margen para aumentar la rentabilidad de las operaciones que, si bien no es muy grande a nivel porcentual, puede suponer una diferencia importante en el flujo de efectivo a final de año.

 

Por ejemplo, piensa:

 

  • ¿Cuántos comerciales tienes en el equipo de ventas?
  • ¿Cuántos de ellos están en itinerancia?
  • ¿Cuántos disfrutan, entre otros beneficios, de un coche de empresa?

 

Exacto. Hablamos del repostaje de gasolina. Dependiendo del número de vehículos de la flota, del número de desplazamientos que se hagan cada mes y del kilometraje, lo que podrían parecer unos euros extra ganados al finalizar el mes, se convierten en el equivalente a un repostaje.

 

Un buen gestor de cuentas debe saber aprovechar todas las ventajas que permiten aumentar el margen de beneficios de la empresa y, en las próximas líneas, encontrarás las claves para conseguirlo con la correcta administración del IVA soportado y repercutido.

¿Cómo mejorar la rentabilidad de las operaciones con IVA soportado y repercutido?

En primer lugar, al hablar de mejorar la rentabilidad de las operaciones con IVA soportado y repercutido hay que tener en cuenta que, en lo que respecta al IVA repercutido, solo existe una forma posible de aumentar beneficios. En realidad, es una manera de evitar que disminuyan.

 

Se trata de llevar una buena gestión que evite incumplir los requisitos de la Agencia Tributaria y olvidarse, por ejemplo, de declarar parte de ese IVA que se ha “recaudado”, más que “cobrado”.

A partir de ahí, no hay mucho más que pueda hacerse en cuanto a esta ecuación de IVA soportado y repercutido, salvo en lo concerniente al IVA soportado.

 

Como adelantamos al principio de este post, el combustible es uno de los gastos recurrentes en muchas empresas y son este tipo de costes los que hay que controlar para mejorar la rentabilidad del negocio.

 

Cuando se trata de suministros, siempre es posible tratar de negociar los acuerdos, hablar con el proveedor, ampliar los periodos de pago o conseguir, de una u otra forma, que ese tipo de operaciones no afecten al flujo de efectivo del negocio.

 

Sin embargo, en lo que respecta al repostaje de combustible se puede disfrutar de beneficios sin tener que ponerse de acuerdo con nadie ni necesitar invertir un tiempo muy valioso en arduas negociaciones. Basta con hacer clic y empezar a ahorrar con Ticket Gasolina.

 

Esta solución facilita la gestión del IVA soportado, al centralizar todas las facturas en una sola, que simplifica el proceso de solicitud de devolución. Pero, además, incorpora un descuento garantizado del 3% en cualquier repostaje, en el caso de la tarjeta Solred Prepago o una de 3 céntimos por litro si se escoge Ticket Gasolina Multimarca.

 

¿A qué esperas para dar un giro a tu gestión del IVA soportado y repercutido? ¿Listo para aumentar beneficios y simplificar tu gestión tributaria?

Guia tips financieros para autonomos

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.