El blog para los profesionales en la gestión del capital humano

La comunicación verbal en la empresa: 3 beneficios y 3 pistas para mejorarla

¿Conoces el libro “Silent Messages”? ¿Dudas del poder de la comunicación verbal? ¿Buscas el modo de transmitir con credibilidad un mensaje inspirador que consiga obrar el cambio en las personas?   En 1971, Albert Mehrabian publicó esta obra, donde exponía su investigación acerca de la comunicación verbal y no verbal. En sus conclusiones, explicaba que sólo el 7% de la credibilidad estaba directamente relacionado con la comunicación verbal. A ese limitado porcentaje de influencia de las palabras en la confianza y motivación transmitida por un orador, hay que sumarle el 55% de la influencia sobre la audiencia, que corresponde al lenguaje corporal y el 38% asociado al tono y timbre de voz.   Pero, ¿realmente importa tan poco la elección del lenguaje y la coherencia del mensaje a transmitir? ¿Es posible que las organizaciones deban plantearse poner el foco en la comunicación no verbal? Cada compañía deberá decidir su prioridad, sin embargo, pese a que el estudio de Mehrabian recibió el apoyo de la crítica, el sentido común indica que la comunicación verbal no es un tema secundario. ¿Cómo si no es posible que, más de 150 años después del discurso de Abraham Lincoln en Gettysburg sus doscientas setenta y dos palabras continúen inspirando sin que nadie sea capaz de recordar su tono de voz o sus gestos?

Los beneficios de una buena comunicación verbal en la empresa

Tal y como expone la Universidad de Pennsylvania en su apartado de liderazgo, cada palabra cuenta y, por eso, los ejecutivos deben centrarse en desarrollar sus capacidades de comunicación verbal, puesto que:

  • La mala comunicación contribuye de forma directa a exacerbar, incluso crear, problemas de ejecución, control y cultura.
  • Además del mensaje que se transmite de forma oral, durante la comunicación, de forma constante y, a menudo, silenciosa, se están transmitiendo ideas, comportamiento y actitudes en forma de silencios o gestos; y se están aportando pistas sobre la calidad del producto o los estándares de diseño, sin necesidad de pronunciar una palabra.
  • Hay que asegurarse de que cualquier persona que ostente una posición de responsabilidad en la organización en lo que respecta a la comunicación verbal o no verbal, puede hacerlo bien. Para ello, empezando por el CEO, es preciso que cada profesional desarrolle una sólida comprensión de lo que constituyen las buenas prácticas de comunicación y se esfuercen por mejorar sus habilidades en este campo.

La comunicación verbal debe ser coherente, consistente con las acciones a emprender e inspiradora. ¿Eres capaz de generar compromiso con tus palabras?

Cómo mejorar la comunicación verbal en 3 claves

Mejorar la comunicación verbal contribuirá a lograr mejores resultados, mayor compromiso por parte de la plantilla y a fortalecer los vínculos con socios y proveedores. La imagen de la compañía también se beneficia de un líder con buenas habilidades de comunicación, algo que puede conseguirse si se tienen en cuenta las siguientes premisas:

  1. Inspirar: antes de la persuasión está la inspiración y ésa es la forma de lograr que el mensaje que se quiere transmitir cale hondo en los receptores. Para ello se pueden utilizar palabras evocadoras, poner ejemplos que provoquen emociones, evitar las palabras vacías y recurrir a datos que apoyen el contenido de la comunicación verbal, para aumentar su credibilidad y, por tanto, generar mayor confianza en la audiencia.
  2. Centrarse: un gran comunicador sabe dirigirse hacia quien tiene delante. Cada audiencia es diferente y, para transmitir su mensaje de manera eficaz, deberá mostrar que está interesado ​​en lo que la otra persona tiene que decir y responder de manera que fortalezca la relación entre ambos y se avance hacia la consecución del objetivo perseguido con el mensaje. No hay que olvidar centrarse en el problema, en vez de en la persona y, al mismo tiempo, intentar que el lenguaje corporal esté alineado con las palabras en todo momento.
  3. Escuchar: la comunicación verbal eficaz no es algo unidireccional; para que ayude a lograr objetivos necesita ir más allá de la mera presentación de un mensaje. Cuando te comuniques con otra persona, no te olvides de escuchar lo que tiene que decirte y fijarte en las señales no verbales que emite con sus gestos y actitud.

¿Qué importancia de da a la comunicación verbal en tu empresa? ¿Contáis con un plan de comunicación interna?

Ver todo

Quizá te puede interesar…

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.